Público
Público

Hamás dará una respuesta positiva al plan egipcio para la reconciliación palestina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El movimiento palestino Hamás va a dar en las próximas horas una respuesta positiva a la última propuesta de los mediadores egipcios para lograr la reconciliación entre los grupos palestinos, dijeron fuentes palestinas.

La respuesta será dada por el presidente del Politburó de Hamás, Jaled Mishal, exiliado en Damasco y quien llegó ayer a Cairo para una visita de dos días.

Desde el pasado 10 de marzo, Egipto media entre la docena de grupos palestinos para superar sus divisiones y llegar a una serie de acuerdos políticos y de seguridad.

Estas negociaciones, que coordina el jefe de los servicios de inteligencia egipcios, el general Omar Suleimán, han atravesado varias suspensiones, y no se han podido cumplir los plazos que han puesto los mediadores para cerrar el diálogo.

"Traemos una respuesta positiva que refleja la realidad", declaró a la televisión el dirigente de Hamás Mahmud al Zahar, que llegó a El Cairo acompañando al máximo líder político de Hamás, Mishal.

"La postura del movimiento (Hamás) ha sido positiva desde el principio, porque estamos a favor de los intereses palestinos, de la unidad palestina", agregó.

No se conocen oficialmente los detalles de la propuesta egipcia ni de la respuesta de Hamás, cuyo principal rival en las filas palestinas es Al Fatah, el grupo del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás.

Las divisiones entre Hamás y Al Fatah se agudizaron a partir de junio del 2007, cuando milicianos del primer grupo arrebataron por la fuerza a Al Fatah el control de la franja de Gaza, en combates que causaron decenas de muertos.

Según la prensa de El Cairo, Egipto espera que las partes firmen en la tercera semana de octubre un acuerdo final a partir de una última propuesta presentada por los mediadores egipcios.

Esta propuesta aborda las próximas elecciones palestinas, programadas en principio para comienzos del año próximo y que posiblemente se aplazarán hasta junio.

También prevé la reestructuración de las fuerzas de seguridad palestinas, que dependen ahora de los diferentes grupos, y un intercambio de prisioneros entre Al Fatah y Hamás.