Público
Público

Hamás exige a los donantes que reconozcan su legitimidad en Gaza

La organización islamista, que no ha sido invitada a la conferencia de Egipto, pide que la ayuda vaya directamente a la población palestina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hamás exhortó hoy a los miembros de la comunidad internacional reunidos en la localidad egipcia de Sharm el Sheij a que reconozcan la legitimidad de su gobierno en la franja de Gaza. El llamamiento se produce poco después de que comenzara hoy la Conferencia Internacional para la Reconstrucción de Gaza, con Egipto como anfitrión, y a la que el grupo islamista no ha sido invitado a participar.

'Circunvalar la legitimidad palestina que existe en Gaza es como dirigirse a la dirección incorrecta y con la intención de impedir la reconstrucción' de la franja territorial palestina, manifestó Fauzi Barhum, portavoz de Hamás en Gaza.

La comunidad internacional exige a Hamás que reconozca el derecho de Israel a existir, así como los acuerdos firmados por ese país y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), además de renunciar a la lucha armada. Barhum urgió a los participantes en la conferencia en Sharm el Sheij a 'afrontar la legitimidad de Hamás, si es que defienden los intereses del pueblo palestino'.

A la cita, que tiene por objetivo lograr donaciones para reconsruir la franja de Gaza valoradas en al menos 3.000 millones de dólares y que recibirá la Autoridad Nacional Palestina (ANP), han acudido representantes de 87 países, incluidos EEUU y la UE, pero no así Irán e Israel.

Hamás, que se hizo con el control de la franja de Gaza en junio de 2007 tras enfrentarse a las fuerzas leales a la ANP, afirma que los países y entidades donantes 'deben encontrar nuevos y rápidos mecanismos para enviar directamente a la ciudadanía palestina la ayuda sin tener en cuenta sus diferencias políticas'.

'La sangre de nuestro pueblo no puede servir de moneda de cambio para lograr la reconstrucción o una ayuda política', agregó el portavoz de Hamás.

El 27 de diciembre Israel lanzó una ofensiva militar sin precedentes en la franja de Gaza, que concluyó el pasado 18 de enero y dejó 1.400 palestinos muertos, 5.500 heridos y 1.400 viviendas total o parcialmente destruidas, incluidas 65 instituciones públicas.