Público
Público

Hamid Karzai, declarado ganador de las elecciones afganas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hamid Karzai fue declarado el lunes ganador de las controvertidas elecciones presidenciales de Afganistán por la comisión electoral afgana después de cancelar una planeada segunda vuelta tras la retirada de su rival, Abdulá Abdulá.

La segunda ronda, convocada después de que la primera celebrada en agosto se viera afectada por un fraude generalizado, estaba prevista para el 7 de noviembre.

"La Comisión Electoral Independiente (CEI) declara al estimado Hamid Karzai como el presidente (...) debido a que fue el ganador de la primera ronda y el único candidato en la segunda ronda", dijo el jefe de la comisión, Azizulá Ludin, en una conferencia de prensa.

Ludin dijo en una abarrotada sala de prensa que la decisión se tomaba para evitar a los afganos los gastos y los peligros de otras elecciones, y porque unos comicios con un solo candidato plantearía dudas sobre la legitimidad de la presidencia.

El ex ministro de Asuntos Exteriores Abdulá Abdulá se retiró de la contienda el fin de semana, citando dudas acerca de la credibilidad del proceso electoral.

"Karzai ha perdido su legitimidad, es un presidente muy débil y no puede gobernar sin tratar de hablar con el doctor Abdulá", dijo el analista político de Kabul Harun Mir. "Así que la pelota está ahora en el tejado del doctor Abdulá".

El domingo, la campaña de Karzai descartó alcanzar una coalición con Abdulá, pero ha sido muy presionado para que le incorpore al Gobierno.

Anteriormente, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, realizó una visita a Kabul mientras se aceleraban los esfuerzos diplomáticos por resolver la prolongada crisis política.

"Continuamos apoyando al pueblo de Afganistán en su búsqueda de la prosperidad y la paz", dijo Ban.

REVÉS PARA OBAMA

La renuncia de Abdulá a la segunda vuelta pone aún más en duda la legitimidad del próximo Gobierno, ya afectada por las acusaciones de fraude a favor de Karzai en las elecciones del 20 de agosto.

Un gobierno afgano debilitado bajo el mando de Karzai sería un golpe para el presidente estadounidense, Barack Obama, que está estudiando si envía 40.000 soldados adicionales para luchar contra los talibanes.

Un portavoz del equipo de campaña de Karzai dijo que el presidente emitirá un comunicado sobre el anuncio de la comisión electoral.

Abdulá había dejado la puerta abierta para futuras discusiones, pero dijo que no había negociado acuerdos a cambio de su retirada de la segunda ronda, que algunos diplomáticos consideraron una forma de evitar más incertidumbre para el país que pudiera desacreditar al Gobierno y ayudar a la insurgencia.

Ban Ki-moon se reunió tanto con Karzai como con Abdulá, dijeron las autoridades. Un comunicado de la ONU dijo que las reuniones buscaron "garantizarles a ellos y al pueblo afgano el apoyo de Naciones Unidas ante las dudas en torno a la credibilidad de su Gobierno".

Ban visitó el país después de que cinco empleados extranjeros de la ONU murieran en un atentado suicida la semana pasada contra una residencia en Kabul usada por el organismo.

Los talibanes, que habían prometido interrumpir la segunda vuelta, se adjudicaron la responsabilidad del ataque diciendo que apuntaron a la residencia por el papel de la ONU en ayudar a organizar los comicios afganos.