Público
Público

Hanoos Hanoos dice que "en mi pintura se deslizan huellas árabes y españolas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los conflictos de la humanidad se reflejan en el arte a través de pinturas, relieves o murales como "Bagdad", una obra inspirada por la guerra de Irak y sus miles de víctimas civiles, de Hanoos Hanoos, quien quiso explicar "como iraquí y como pintor, el horror que se está produciendo", según dijo a Efe.

"Bagdad" es un mosaico de 60 lienzos de 52x52 centímetros con predominio de colores ocres "del desierto y la sangre", que se exhibe hasta fin de mes en la sala Isabel Farnesio de Aranjuez, desde donde planea viajar a otras capitales.

"Los que sufren y mueren son mi familia, mis amigos, las personas con las que he compartido", señala, en una entrevista con Efe, este pintor que nació en 1958 a orillas del Eufrates, en Kufa, cuna de la escritura cúfica, y que califica su pintura como "una expresión de dolor".

Inspirados en recortes de prensa y noticias sobre la guerra que Hanoos ha ido recopilando durante más de dos años, cada uno de los elementos deja verse aislado y en conjunto, y la fuerza cromática, donde se intuye el azul "porque mi madre va siempre vestida de ese color", invita a estudiarlos de cerca.

Hanoos Hanoos obtuvo hace 30 años la nacionalidad española y se licenció en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, ciudad donde reside y trabaja.

Sobre fondos a primera vista caóticos, pero muy pensados, el pintor sitúa el dibujo de la madre que clama al cielo, del grupo que recoge impotente algo del suelo, o del padre que lleva en brazos el cuerpo de su hijo, con un estilo exento de morbo pero muy expresivo.

"Mi trabajo es una síntesis del entendimiento entre la cultura árabe y la española. Sigo la escuela de miniaturas islámicas, donde los elementos ambientales están esquematizados", añade Hanoos.

Según explica, en la obra no hay una representación fidedigna sino "conceptual e imaginaria", pero con base en la espiral y el arabesco y la idea de que "nada es permanente, hay huellas que se deslizan sobre huellas".

"Mi formación inicial se produjo en un mundo dominado por las formas geométricas y los temas orientales llenos de colorido", dice Hanoos, cuya tesis doctoral se basó en el ilustrador iraquí del siglo XIII Mahmud al-Wasiti.

El formato que ha dado a su representación de la guerra de Irak hace referencia a los mosaicos árabes, con cinco piezas de alto y doce de largo, todas cuadradas en alusión a la forma con que se alude a la idea de la Mezquita pensada por Mahoma.

La caligrafía cúfica influye ampliamente en la pintura de un autor que inició sus estudios de arte en Bagdad y que nació en "uno de los centros culturales más importantes" de la cultura musulmana durante el califato abbasí.

Lo que se considera "pintura de Historia" incluye "todas las guerras y barbaries humanas", reflejadas por las obras de Jacques Louis David sobre la revolución francesa del XVIII, Honoré Daumier sobre el conflicto franco-prusiano, o Edouard Manet influenciado por Goya, sin olvidar a Pablo Picasso y su "Guernica".