Público
Público

Hatoyama niega por escrito su implicación en donaciones ilícitas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro japonés, Yukio Hatoyama, ha presentado una declaración escrita a la Fiscalía en la que rechaza su implicación en un caso de donaciones políticas irregulares, informó hoy la agencia Kyodo.

El hecho de que un jefe de Gobierno entregue una declaración de este tipo a los investigadores es "extremadamente raro" en Japón, según Kyodo.

En el documento, Hatoyama asegura que los informes relacionados con las donaciones irregulares estaban a cargo de un contable y que él "desconocía que se estaban registrando falsos datos", precisa la agencia, que cita fuentes cercanas al caso.

Preguntado por varios periodistas, el primer ministro declinó hoy hacer comentarios sobre el caso.

Antes que la de Hatoyama, los fiscales ya recibieron una declaración escrita de la madre del mandatario, Yasuko, de 87 años, quien supuestamente habría facilitado parte de los fondos que fueron registrados de forma irregular.

La ley electoral japonesa establece que cada ciudadano puede donar a un político un máximo de 1,5 millones de yenes (11.450 euros), y los fiscales sospechan que la madre de Hatoyama habría traspasado al fondo vinculado a su hijo una cantidad mucho mayor.

En total, se investiga el origen de al menos 300 millones de yenes (2,29 millones de euros), que el fondo habría declarado como donaciones utilizando identidades falsas e incluso los nombres de algunas personas fallecidas, según los medios japoneses.

Tras recibir la declaración de Hatoyama, se espera que los fiscales interroguen esta semana al contable a cargo de las donaciones, que fue despedido el pasado junio, cuando se destapó el caso.

Las investigaciones comenzaron después de que un grupo de ciudadanos presentara una denuncia al asegurar que en las listas de donantes de este fondo, llamado Yuai Seikei Konwa-kai (Asociación Fraternal de Política y Economía), figuraban 90 identidades falsas, entre ellas las de algunos difuntos.

Hatoyama asumió el Gobierno de Japón el pasado 16 septiembre tras obtener una aplastante victoria en las elecciones del 30 de agosto de este mismo año.