Público
Público

Aún hay 400 empleados colgados tras la espantada de Díaz Ferrán

Pertenecen a tres filiales de Marsans cuyos ERE no se han resuelto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El colapso de Marsans, vendida en junio pasado por el líder de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y su socio, Gonzalo Pascual, ha dejado a 1.400 empleados en la calle, después de que la administración concursal comprobara la nula viabilidad del grupo, vendido in extremis el día en que suspendió pagos.

La aprobación, a finales de julio, del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para casi toda la plantilla de Marsans ha permitido a los afectados cobrar una indemnización por despido y acceder el subsidio de paro. Pueden considerarse afortunados, comparados con los cerca de 400 empleados de otras tres filiales del conglomerado que Díaz Ferrán y su socio (que podrían ser imputados por varios delitos, como apropiación indebida) también vendieron al fondo Posibilitum, especializado en liquidar empresas en quiebra.

Esos 400 empleados trabajaban en Ruraltours, Viajes Tiempo Libre Mundicolor y Crisol. Según fuentes sindicales, ese colectivo vive una situación similar a la que sufrieron en su momento los empleados de Marsans en cuanto al impago de nóminas. Y no pueden cobrar paro ni indemnizaciones del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) porque los nuevos gestores aún no han solicitado el ERE. En el entorno de Posibilitum se argumenta que las peticiones de concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos) aún no se han resuelto. Lo cierto es que la de Crisol fue aceptada el pasado 15 de julio por el juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid, encargado del proceso.

Los afectados trabajaban en Ruraltours, Tiempo Libre y Crisol

La situación de estos trabajadores no se resolverá, al menos, hasta septiembre, cuando los juzgados reanuden su actividad y se admitan las peticiones de concurso pendientes (Ruraltours y Tiempo Libre Mundicolor) y los respectivos ERE.

Posibilitum guardó este jueves silencio respecto al informe de la inspección de Trabajo que constata indicios de delito penal en la gestión de Díaz Ferrán y Pascual al frente de Marsans. Sin embargo, fuentes próximas al fondo subrayan que, aunque la venta de Marsans se acordó el 10 de junio, la operación no se cerró hasta un mes después. Como, aseguran, el informe de Trabajo 'sólo cubre hasta el pasado 30 de junio', Posibilitum estaría 'exenta' de las posibles responsabilidades penales que determine la Fiscalía.

Por otro lado, Posibilitum anunció un 'acuerdo de asesoría externa' para la gestión de los hoteles de Hotetur, filial de Marsans. La operación, según el fondo, 'no es una venta de activos' y se debe a la marcha de tres directivos clave del grupo.