Público
Público

Aún hay 45.000 clientes atrapados en Marsans

Díaz Ferrán dejó sin devolver más de 40 millones de euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'A nosotros, nos explotó la bomba encima'. A Guillermo García Ribas aún le quema la indignación cuando cuenta cómo un grupo de 54 personas, en el que estaba incluida su familia, pagó a Viajes Crisol, filial de Viajes Marsans, un crucero por la Riviera Maya del que nunca llegó a disfrutar. Y lo peor es que lo abonó íntegramente y no le han devuelto el dinero. Por esa situación están pasando al menos 45.500 clientes que en su día pagaron la reserva o todo el paquete vacacional en metálico y aún esperan la devolución.

Son aquellos clientes que no abonaron con tarjeta de crédito ni la reserva ni el viaje, ya que a la mayoría de los que sí lo hicieron (en torno al 35% de unos 70.000) se les recolocó en otras agencias, según los empleados de Marsans consultados. Y, de momento, las víctimas de la trampa no tienen ninguna señal de que les vayan a restituir lo gastado. El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y su socio Gonzalo Pascual vendieron el pasado 9 de junio Marsans y sus filiales a un liquidador de empresas, Ángel de Cabo, que tiene que devolver más de 40 millones a los damnificados. Fuentes próximas al nuevo dueño aseguran que se están intentando solventar los problemas con los clientes.

El caso de Guillermo García Ribas es especialmente flagrante porque la agencia no le avisó de que no podría ir de crucero hasta las nueve de la noche del 7 de mayo, el día antes del viaje. A su juicio, Pull-mantur, la empresa con la que Crisol contrató el crucero, 'también es culpable porque incumplió su contrato y nos avisó a última hora: jugó con nosotros'.

La agencia de Boadilla del Monte hizo lo que pudo, 'pero fue imposible retrotraer el pago' de 4.440 euros por el viaje familiar. La solución que daba a todos Pullmantur era abonar de nuevo el viaje. Y algunos tenían tanta ilusión por ir que lo hicieron. A Guillermo García Ribas se le quitaron las ganas.

Este médico de Madrid se siente víctima de 'una venta fraudulenta de unos servicios contratados que luego no se han prestado'. 'Lo más grave es que el Estado conoce los casos reiterados y no interviene', dice García Ribas, que ha puesto el caso en manos de un abogado. Ya ha reclamado ante la dirección de Turismo de la Comunidad de Madrid, de momento, sin resultado, y también ante Pullmantur, que tiene la obligación de devolverle al menos el 25% de lo abonado. Aunque Marsans le ha reconocido la deuda, sigue sin pagar.

Lo más sangrante no es el dinero perdido sino la indefensión. En esto coincide Juan José Quintana, un doctor en Química de Chiclana de la Frontera (Cádiz). Como otros damnificados, un grupo de 23 familiares y amigos pagaron en octubre un crucero a Venecia para 23 personas que sale el 19 de julio. Abonaron el 100% porque así lo exigía la oferta. Aunque Juan José tenía los 2.782 euros que le correspondían, decidió pagarlo pidiendo un crédito al Santander. Cuando surgieron las dificultades de Marsans, preguntaron a Pullmantur y descubrieron que el dinero nunca llegó. Y lo han de-nunciado ante la policía. 'Nos han estafado', se lamenta.