Público
Público

Hay más muertes si colocan stent médicos con poca experiencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Frederik Joelving

Las personas a las que les vaa colocar un stent en las arterias del cuello deberíancontrolar primero la experiencia profesional del médico.

Un estudio publicado en Journal of the American MedicalAssociation revela que los pacientes de médicos que realizanuna gran cantidad de esos procedimientos por año son casi un 50por ciento menos propensos a morir durante los 30 díasposteriores a la intervención que los pacientes de médicos notan experimentados.

Durante el procedimiento, los médicos eliminan las placasde colesterol que se acumulan en la carótida y pueden causar unaccidente cerebrovascular (ACV). Luego, colocan un tubo pequeñode malla metálica, el stent, para mantener abierto el vaso.

Pero si una placa se rompe durante el procedimiento y pasaa la sangre, puede producir el tan temido ACV que se queríaevitar.

"Una pequeñísima porción de la placa puede alojarse en unvaso pequeño del cerebro", precisó el doctor Ethan A. Halm,autor de un editorial sobre el estudio.

A partir de las historias clínicas de casi 25.000procedimientos realizados a beneficiarios de la coberturafederal estadounidense Medicare, un equipo halló una tasa demortalidad a 30 días del 1,4 por ciento en pacientes de médicosque colocaban alrededor de 24 stent por año.

En cambio, la tasa de mortalidad a 30 días llegaba al 2,5por ciento cuando los médicos hacían seis o menosintervenciones anuales.

Lo mismo ocurrió al comparar los primeros y los últimosprocedimientos de médicos sin experiencia.

El doctor Brahmajee Nallamothu, cardiólogo de la Universityof Michigan en Ann Arbor, y que dirigió el estudio, señaló quelos resultados no prueban que la falta de experiencia expliquelos resultados.

Aunque opinó que bien podría ser el caso, ya que no existennormas unificadas para el entrenamiento de los médicos antes depoder colocar stent en las carótidas.

"Los pacientes tienen que animarse a preguntarle al médicoquién hará el procedimiento. Creo que es lo indicado. Si yofuera paciente, me gustaría saberlo", dijo Nallamothu.

Halm aclaró que el stent no es la única alternativa paralos pacientes con las carótidas obstruidas. Lo más común es lacirugía y algunos médicos optan sólo por los fármacos.

Cuando los pacientes no tienen síntomas, muchos opinan quela cirugía para "limpiar" las arterias es demasiado peligrosa.

Con los fármacos solamente, Halm aseguró que el riesgo detener un ACV se puede reducir a menos del 1 por ciento anual. Yel estudio no analizó la cantidad total de ACV que causa lacolocación de un stent y que tiende a superar tres veces latasa de mortalidad.

El uso de stent en las carótidas se volvió un procedimientocada vez más común desde su aprobación en el 2004. El expertoestimó que se realizaron unos 10.000 procedimientos anualesdurante el estudio.

"El estudio de Nallamothu demuestra que cada vez máspersonas piensan que pueden hacerlo bien en lugar de hacerlocorrectamente", dijo Halm, quien agregó que los neurólogos sonlos más indicados para orientar a los pacientes a hallar alexperto indicado.

En tanto, Nallamothu espera que el estudio ayude a elaborarun protocolo estricto de entrenamiento médico y de seguimientode los pacientes después de colocarles un stent.

FUENTE: Journal of the American Medical Association, 27 deseptiembre del 2011