Público
Público

Aquí sí que hay playa

Urbanas, semiurbanas, nudistas. Este verano Gijón invita a disfrutar de sus arenales, que los tiene para todos los gustos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En la noche de San Xuan, que da inicio al solsticio de verano, se rinde homenaje al sol, en las hogueras se hacen desaparecer los malos espíritus y en las fuentes se busca la prosperidad, la abundancia y la fecundidad. Es la noche de la magia ancestral, donde cualquier cosa puede pasar y todo puede empezar. Y en Gijón pasa. El escenario es la playa de Poniente, donde el próximo jueves a las doce de la noche tendrá lugar el encendido de la foguera, además de un espectáculo pirotécnico para celebrar el día más largo del año. Los asistentes también podrán bailar la Danza Prima, un baile de corro típico de Asturias, y disfrutar del concierto de Blima y amigos.

Más allá de este mágico día, la playa de Poniente es uno de los pequeños paraísos de arena de Gijón donde disfrutar de un baño, de un paseo o de tomar el sol, esto, ya se sabe, siempre con prudencia. Pero no el único, porque la ciudad más grande del Principado de Asturias cuenta con un puñado de playas para todos los gustos, tanto en el extrarradio como en el casco urbano, y todas con buenas infraestructuras.

Además de la de Poniente, una playa artificial creada junto al puerto, de fácil acceso y alta afluencia de público, las otras dos urbanas de la ciudad son la de Arbeyal y San Lorenzo. La del Arbeyal tiene forma de concha y es la más occidental de Gijón; lindante con los populares barrios de La Calzada y de El Natahoyo, es una playa muy querida que ha recuperado su aspecto originario tras décadas de quedar relagada frente al auge industrial de la zona. Un espíritu obrero que se ha traaducido en escenario habitual de populares torneos deportivos: rugby, piragüismo, cometas o natación. La de San Lorenzo, de arena fina, oleaje moderado y todos los servicios, está situada en pleno centro de la ciudad y dibujacon el paseo del Muro que recorre su más de un kilómetro y medio de longitud una de las fachadas marítimas más conocidas de Asturias.

Encajonadas entre abruptos acantilados y roquedales de pizarra, se divisan las playas de Serín, La Cagonera y Estaño, a las que se accede, alternativamente, a través de senderos, entre pequeños bosques de eucaliptos y pinos. Más adelante, en el preciso límite de lo municipios de Gijón y Villaviciosa, aparece la playa de La Ñora, una de las más visitadas por los gijoneses. Aunque para los amantes del nudismo, nada como la de Peñarrubia, rodeada de altos acantilados que parecen guardar privacidad absoluta.


Turismo de Gijon