Público
Público

La Haya juzga al líder congoleño Lubanga por los niños soldados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El líder de la milicia congoleña Thomas Lubanga entrenó a niños soldados para matar, saquear y violar durante el sangriento conflicto en la región entre 1998 y 2003, dijo el fiscal para crímenes de guerra al comienzo del juicio el lunes.

Lubanga se declaró no culpable en su primera audiencia ante la Corte Penal Internacional (CPI), que se convirtió en el primer tribunal permanente para crímenes de guerra cuando se estableció en 2002.

Fundador y líder de la Unión de Patriotas Congoleños (UPC) en la región de Ituri, Lubanga está acusado de reclutar a menores de 15 años para matar a miembros de la etnia Lendu durante la guerra en la República Democrática del Congo.

Los fiscales afirman que los niños reclutados por el UPC estuvieron implicados en las hostilidades entre octubre de 2002 y junio de 2003, y que algunos de ellos fueron obligados a matar y que otros perdieron su vida en los combates.

En un discurso abierto al tribunal, el fiscal jefe Luis Moreno-Ocampo dijo que Lubanga cometió los crímenes más graves que preocupan a la comunidad internacional: crímenes contra niños.

"El grupo armado de Lubanga reclutó y entrenó a cientos de niños para matar, saquear y violar. Cientos de niños todavía sufren las consecuencias de los crímenes de Lubanga. No pueden olvidar lo que sufrieron, lo que hicieron, lo que vieron", afirmó.

"No pueden olvidar las palizas que sufrieron, no pueden olvidar el terror que sintieron y el terror que infligieron. No pueden olvidar los sonidos de las ametralladoras, no pueden olvidar que mataron. No pueden olvidar que violaron y que fueron violados".

Moreno-Ocampo agregó que algunos de los niños soldados ahora consumen drogas para sobrevivir, algunos se prostituyen, otros son huérfanos y otros desempleados.

JUICIO SIGNIFICATIVO

Más de 30.000 niños fueron reclutados durante el conflicto en la RDC. A muchos se les dio marihuana y se les dijo que la brujería les protegía, según Bukeni Waruzi, coordinador del grupo de derechos humanos Witness para África y Oriente Próximo.

El juicio a Lubanga tenía que haber empezado en junio de 2008, pero los jueces los suspendieron por temor a que a Lubanga no se le ofreciera un juicio justo porque la defensa era incapaz de ver pruebas en su contra.

El asunto se resolvió en noviembre cuando los fiscales empezaron a entregar documentos a la defensa que estaban bajo condición de confidencialidad para proteger fuentes en zonas de guerra.

El tribunal de tres jueces ha permitido a 93 víctimas que participen en el caso y aporten pruebas.

Cuatro de las víctimas están entre los 34 testigos a los que el fiscal llamará durante el juicio, que se espera que finalice antes de fin de año.

La violencia étnica en la región de Ituri entre los Hema y los Lendu, y los enfrentamientos entre milicias que luchaban por el control de las minas y los impuestos ha dejado 60.000 muertos desde 1999.