Público
Público

La hazaña con la que no soñó Jesse Owens

Los 9.58 segundos que Usain Bolt usó para recorrer 100 metros son el instante más emocionante para los encuestados por Público

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El termómetro señalaba 26 grados. El viento era imperceptible en la noche del 16 de agosto en Berlín. Y en el Olympiastadion no había que cerrar los ojos para intuir lo más grande. Usain Bolt corría por la calle 4. Gay, por la 5. El duelo arrancaba la máxima propaganda.

Bolt desafiaba a la cámara con sus brazos en posición de disparo. Gay, que defendía el título mundial, estaba más serio. Bolt tardó 146 milésimas en despegar, dos más que Gay, quien, a pesar de unas molestias en la ingle, llegaba en un buen momento. Gay tiene 27 años, cinco más que Bolt, y sabe que no hay tiempo que perder. En realidad, hizo una gran carrera, no se rindió nunca. Al día siguiente, la crítica juzgó que 'sin Gay, no hubiese habido récord mundial'.

Gay provocó que Bolt se sacudiese al máximo en los 41 pasos que necesitó para cruzar la meta. El resultado jamás se olvidará. Bolt detuvo el crono en 9.58, un tiempo que siempre pareció imposible. Sus predecesores jamás se atrevieron a soñar con él. Hablamos de los mejores, de Jim Hines, Calvin Smith, Carl Lewis, Maurice Greene o, sin ir más lejos, Jesse Owens en los años treinta.

Owens, precisamente, ganó en ese mismo estadio de Berlín los 100 metros de los Juegos de 1936. Necesitó 10.03 segundos para derrotar a Metcalfe, que había sido plata en los Los Ángeles-32. Owens no creía que se pudiese dar más: 'Cuando corría, hubo un momento en el que me pareció que tenía alas'.

Bolt ha hecho 9.58, pero su entrenador le ha dicho que 'aún puede bajar a 9.52' y él lo acepta con la naturalidad que corre. El jamaicano es el atleta moderno: se aproxima a los dos metros y tiene una zancada inacabable que ha mejorado la biomecánica.

En la época de Owens, no se hablaba de tecnología. Jacques Goddet lo definía así en L'Equipe: 'Sus piernas, perfectas bielas de ébano, fuertes y cortas, se alzaban bajo su erguido tronco. Su zancada estrecha, precipitada, de una velocidad extrema'.

El 16 de agosto, cuando Bolt hizo 9.58, se habían cumplido 73 años desde la hazaña de Owens en Berlín. Las pistas entonces eran de ceniza, los tiempos no se medían electrónicamente y las zapatillas pesaban más. Ahora, aparece Bolt, que se envuelve en la bandera verde, negra y amarilla de su país, y cuando corre los 100 metros en los 10.03, que a Owens le parecieron lo máximo, apenas se esfuerza.

Lo hizo en Berlín en los cuartos de final, antes de esos maravillosos 9 segundos y 58 centésimas que devaluaron los 9,71 de Gay esa misma noche. O los 9,84 de Asafa Powell, que fue tercero y al que se vio más relajado que nunca en una gran cita. Quizá porque él ya asume que a un lado está Usain Bolt y al otro, los demás.

1. Bolt bate el récord del mundo de 100 metros 35
2. Marta Domínguez gana el oro de 3.000 obstáculos 11
3. España recoge la medalla de oro en el Eurobasket 10
4. El gol de Iniesta al Chelsea 6
4. El Barça gana la Liga de Campeones 6
5. La victoria de Nadal en el Abierto de Australia 5
6. El duelo Rossi-Lorenzo en Montmeló 3