Publicado: 16.04.2014 07:00 |Actualizado: 16.04.2014 07:00

"Nunca he hablado del 15-M; difícilmente me puedo apropiar de algo si no hablo de ello"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Después de que este martes algunas plataformas  vinculadas al movimiento expresasen su malestar con el juez por "capitalizar al 15-M" para "lograr votos", Elpidio José Silva ha contactado con Público para ofrecer su versión de los hechos. "Esas personas no son propietarios del 15-M", asegura Silva con un tono de voz tranquilo, pero recurriendo al lenguaje directo que le caracteriza.

"Las ideas no son patrimonio de nadie", defiende, antes de insistir en que no intenta vincularse a ningún grupo: "Nunca he hablado del 15-M, difícilmente me puedo apropiar de algo si no hablo de ello", esgrime en conversación con este diario, que intentó contactar con el magistrado hasta en tres ocasiones antes de publicar esta información, y aunque la apretada agenda del juez impidiese formularle preguntas.

Silva es el juez que encarceló al banquero Miguel Blesa, el magistrado provisionalmente suspendido de sus funciones por los delitos que se le imputan-prevaricación, retardo malicioso en la Administración de Justicia y contra la libertad individual del ex presidente de Caja Madrid-, por los que deberá declarar el próximo 21 de abril. El mismo magistrado que solicitó una excedencia para liderar el Movimiento de Renovación Democrática Ciudadana (RED), que asegura no tiene "nada que ver con el personalismo, porque es una formación de participación democrática hasta las trancas".

Defiende que el partido ya ha conseguido las 15.000 firmas necesarias para presentarse a las elecciones europeas del 25 de mayo y avanza algunas de las ideas de RED que aún no se muestran públicamente en la web del partido,  para después cargar contra el sistema bipartidista y la Junta Electoral Central por las dificultades que plantean a las nuevas formaciones para participar en los comicios. "El bipartidismo demuestra que hay miedo", razona.

La noticia que Público lanzó este martes informaba de que ciertos grupos vinculados al 15-M le acusaban de querer capitalizar el espíritu de ese movimiento para sacar votos. ¿Qué hay de verdad en esto?

Mi opinión es que el 15-M es como la sociedad, como el aire; no le pertenece a nadie. Nadie es dueño del 15-M. Es un grupo espontáneo que nace, y no sé quién se puede apropiar de algo así. Creo que en ninguna de las entrevistas que he realizado... esta es la primera vez que hablo del 15-M, porque se está provocando, no porque yo quiera. ¿Somos conscientes de que yo ahora mismo estoy hablando del 15-M porque se está provocando?

Las preguntas están relacionadas con la información de estos grupos.

Usted está provocando que yo hable del 15-M.

Más bien motivando, no provocando.

No lo digo por parte de usted, será por parte de las personas con las que ha hablado. Nunca he hablado del 15-M, difícilmente me puedo apropiar de algo si no hablo de ello.

Ha dicho que el 15-M es como el aire, que a nadie pertenece este movimiento.

Nadie es dueño de un movimiento social y espontáneo que surge en un momento dado.

¿Considera que su proyecto político bebe de este movimiento? ¿Se ha inspirado en alguna de sus reivindicaciones para elaborar su programa?

Nosotros nos debemos a la ciudadanía y ya está, a lo que en cada momento exprese la ciudadanía.

La pregunta no era a qué se deben.

"No he intentado apropiarme de nada"... "pero es que además no te puedes apropiar de algo que es 'inapropiable'" Es en lo que estamos, no me voy a salir de ahí. Yo me debo a la ciudadanía, no quiero poner nombres. La ciudadanía va por donde va, lo que tiene que hacer un movimiento político como RED es interpretar lo que pide esa ciudadanía. Ahí está nuestro programa político, y cualquiera lo puede ver. No he intentado apropiarme de nada, nadie en el partido ha intentado apropiarse de nada... pero es que además no te puedes apropiar de algo que es inapropiable. ¿Quién es el dueño del 15-M? ¿Hay un registro? ¿Hay un dueño de ésto? Es un movimiento social, hay una ciudadanía en éxodo, cansada de la política, y esa ciudadanía quería estar presente en la Puerta del Sol. Pero ahí hay miles y miles de ciudadanos, creo que cientos de miles, y creo que esos ciudadanos no pertenecen a nadie.

Nadie está hablando de pertenecer.

Dice el artículo que nos hemos apropiado de no sé qué y no sé cuánto.

El artículo dice que ciertos grupos del 15-M tienen cierto malestar con su iniciativa por hacerse de ideas que ellos consideran propias.

No existe la propiedad de las ideas. ¿Cuáles son los grupos del 15-M? ¿Dónde está ese registro? No puedo contestar a la pregunta porque no sé quiénes son esos grupos. ¿Qué grupos son?

Los que cita el artículo, los que se quejaban de esta instrumentalización para "ganar votos".

Esas personas no son propietarios del 15-M. Yo me muevo en el mundo de las ideas, vivimos en un régimen con libertad y las ideas no son patrimonio de nadie. De hecho, no se pueden registrar tal cual en propiedad intelectual ni en propiedad industrial. Respeto las ideas de todo el mundo, a todos los movimientos y grupos, pero nadie es propietario de nada. El Movimiento RED ha colgado un programa en internet, y el que quiera lo puede copiar. Por mi parte estaría encantado, sería un placer que todo el mundo copiara nuestro programa, significaría que hemos acertado. Eso no quiere decir que sea de nuestra propiedad, que si alguien copia el programa yo le pueda decir que no lo copie porque es mío, no tiene sentido. Así no se juega en política; en política movemos ideas, nadie es propietario de ellas, cada grupo las pone en marcha y lo que tiene que hacer un partido o un movimiento como Renovación Democrática es estar atento a cuáles son las necesidades sociales, y después los ciudadanos tomarán decisiones con su sentido común.

¿Descarta haber querido vincular su imagen o la de RED a la de otros grupos o partidos?

No me lo planteo, lo siento. Seguimos un movimiento propio y no me planteo si tengo que descartar o no descartar, no estoy en eso. Como cuando vas a comer comes lo que te gusta, no empiezas a descartar esto o lo otro.

¿Niega haber vinculado su imagen como candidato o la del partido a la de otros grupos, partidos o personas para ganar el apoyo popular? Eso es lo que han criticado de su foto con Ada Colau.

Yo no estoy pendiente de vincularme ni desvincularme de ningún grupo, no estamos en esa polaridad. Cada uno tiene derecho a hacer su versión de las cosas, así de claro. No juego una especie de guerra amigos-enemigos: hacemos lo que queremos y lo que podemos, y vamos donde queremos ir. En cuanto a Ada Colau, es una persona con la que me hice una foto espontáneamente en Barcelona al hilo de una entrevista que nos hizo Cuatro, y en ningún momento he entendido que Ada Colau estuviera con el Movimiento RED, ni tiene nada que ver con el partido.

 "Coalu no tiene nada que ver con el partido, ni yo lo pretendo, ni está planteado" ¿Por qué exigió Colau la retirada de la fotografía de Twitter?

Eso no lo sé exactamente, pero creo que por parte de las personas que llevaban a cabo la administración de mi cuenta de Twitter hubo un error, pero no dijeron que estuviera vinculada con el Movimiento RED, sino que iba a presentar el libro La justicia desahuciada {obra de Silva}, y ahí ha habido un error. Ella no tiene nada que ver con el partido, ni yo lo pretendo, ni está planteado. ¿Que tengo buena relación con ella, o admiración por lo que ella mueve? Eso sí, pero no quiere decir que ella esté vinculada con RED.

El día 8 de abril se sube esta fotografía y la portavoz de la PAH exige su retirada. EL día 9 media docena de cuentas del Movimiento RED la retuitean, y el día 10 Colau vuelve a escribir: "No me mezcles con ninguna candidatura electoral", fue su mensaje. ¿Fue pues un error por parte del equipo?

Eso creo, tampoco lo sé, no he montado una auditoría sobre el tema. Ha habido un error, pero nunca se dijo que ella estuviera en el Movimiento RED. Se dijo que iba a presentar mi libro, pero una persona puede presentar mi libro y no apoyar al partido. Mi libro lo ha presentado Jesús Quintero y no está en el partido. No se puede llegar a la conclusión de que dos personas no pueden hacerse una foto, es llegar a una conclusión un poco asfixiante. Puedo hacerme una foto con un familiar, y puede que sea de un partido que no es el mío.

Se ha criticado que el Movimiento RED es personalista. Un partido que pueda asociarse a un nombre y un apellido, ¿puede ser motor de cambio? ¿Qué es lo novedoso de esta formación?

El partido ha colgado su programa electoral. Consideramos que es el más novedoso que se ha hecho, está ahí; sólo hay que leerlo. Que el movimiento esté asociado a una persona, que es mi persona, no quiere decir nada. El movimiento ahora mismo se basa en que una persona que tiene el partido simboliza de alguna manera lo que está sucediendo en España: que los corruptos están en la calle y que a los que hemos luchado dejándonos la piel contra la corrupción se nos quiere empapelar, está más claro que el agua. ¿Pretenden que los ciudadanos no lo vean? Si salgo en una foto donde me han puesto los corruptos en parte para hacerme estrella, que yo no quería, ¿quieren que los ciudadanos no sepan el nombre del que está en la foto? Tienen derecho a saber quién es esa persona una vez que le ponen ahí para machacarle.

"Cuanto más mala intención haya peor será para el que nos ataque. La gente ya ha despertado" El Movimiento RED no tiene nada que ver con el personalismo, porque es una formación de participación democrática hasta las trancas. De hecho tenemos problemas para satisfacer las preguntas y dudas de cientos de miles de personas que ya están en el Movimiento, pero como consecuencia de un sistema absolutamente perverso no tenemos dinero, nadie nos da subvención, nadie nos ayuda, y te tienes que enfrentar a esta locura en un sistema que desde la Ley Orgánica del Régimen Electoral General carece de formato democrático. Pero da igual, porque como partimos de cero y estamos a pie de calle, adelante vamos a ir. Puede haber más mala intención, pero cuanto más mala intención haya peor será para el que nos ataque. La gente ya ha despertado: está harta de ver lo que pasa con la corrupción, o que ahora se quiera atacar a una persona porque tiene nombre y apellidos. ¿Quieren que no tenga nombre y apellidos? ¿Me quieren poner una numeración? Pues venga, me da igual.

¿En qué es novedoso el partido?

Hemos introducido un cambio tremendo en el programa electoral sobre el universo de la corrupción, por ejemplo. Pero tremendo. Hemos ido al grano, hemos hecho un programa electoral arriesgándonos, sin jugar a los rollitos de los programas electorales de todos, que se ponen a decir banalidades y generalidades y no van al grano. Nosotros hemos ido al grano sabiendo que así podemos perder muchos votos. Cuando te ofrecen algo concreto, sí cabe que digas sí o no, pero hemos hecho un programa partiendo del problema, y lo hemos descrito sin olvidar la solución y cómo vemos esta solución, aunque no nos hemos quedado ahí. También hemos explicado cómo queremos llegar a la solución. Decimos claramente los mecanismos para llegar a la solución, eso es mojarnos.

¿Podrán desde el marco de la UE implantar alguna de estas medidas contra la corrupción?

Ahí es donde lo tenemos que pelear. Hay cosas que mejorar en la Unión Europea y las intentaremos mejorar, pero lo que hay que hacer es empezar a aplicar directivas comunitarias como las del Programa GRECO, y eso se hace exigiéndolo desde el Parlamento Europeo. El sistema educativo español hay que denunciarlo desde la Eurocámara, y hay que crear bolsas para que los estudiantes terminen las carreras y trabajen en I+D, y no se vayan al limbo ese que se llama paro, o que se llama 'otro país estigmatizado'. Por eso creamos las comunidades del conocimiento, por eso estamos muy volcados en la UE, que es importante a la hora de homogeneizar situaciones entre distintos miembros de la Unión. Europa no puede permitir que un país se quede rezagado, menos un país con el potencial de España. Es uno de los grandes países de la UE, y eso hay que pelearlo ahí, pero desde el principio y muy fuerte.

"Hemos hecho un programa electoral arriesgándonos, sin jugar a los rollitos de los programas de todos, que dicen banalidades" Ahora, el Movimiento RED no es un movimiento de la UE: es un movimiento político que va a seguir en las locales, las generales, va a seguir. Hemos creado la Red contra la Corrupción, una asociación sin ánimo de lucro que va a pelear las querellas y con dureza; las grandes causas ciudadanas que estaban abandonadas, como la de las preferentes, el banco de Miami, la reapertura del caso Blesa... no podemos seguir como estamos, por Dios. La ciudadanía tiene derecho a saber qué ha pasado en una entidad financiera que se ha ido a pique llevándose por delante todo el sistema financiero y llevándonos a un rescate del demonio. Tiene derecho a saberlo la ciudadanía, porque nos cuesta a todos. Esta es la innovación: ir al grano, ir a los problemas.

No hay referencias directas a temáticas como igualdad o sanidad, como sí las hay a educación.Tampoco las hay en temas como la pertenencia de España a la OTAN.

Creo que la igualdad de género está abordada de manera muy acertada, pero no está colgada aún. No hemos hecho un programa definitivo, faltan cosas por publicar. El tema de la inmigración está terminado pero no colgado, política energética y medioambiente están terminados, y sanidad lo estamos elaborando con el fin de ir a un sistema de homogeneización, con tarjeta única real. Hay que ir a más, y estamos elaborando y recogiendo porque todo esto se basa en la democracia participativa; este programa no es un programa cerrado, y hay que estar permanentemente reelaborándolo, viendo las propuestas, porque es la única manera que tenemos de estar con millones de ciudadanos y ciudadanas. Hemos querido sintetizar tras meses recogiendo datos de todo tipo de ciudadanos, pero la sociedad tiene que decir si lo ve o no. Puede que haya cosas que no se hayan abordado, como el tema de la OTAN. Hay que reelaborar cosas, pero tampoco podemos hablar por hablar.

Sobre el programa en lo referente a la inmigración, un tema en boca de todos, ¿qué puede adelantar? ¿Qué es lo nuevo en su forma de afrontar esta realidad?

No lo definiría como nuevo. Creo que muchos sabemos que la inmigración hay que someterla a racionalización: hay que acoger a las personas en términos realmente óptimos, y no podemos tener un sistema de inmigración solamente montado para necesidades de determinados empresarios en un momento dado. Hay que introducir una planificación de la inmigración, para que España se abra a la inmigración en términos de sostenimiento. Que no ocurra porque haga falta mano de obra en un determinado sector, hay que regularlo y supervisarlo. Y desde luego, al inmigrante regular hay que someterlo a un régimen de derechos igual o muy equiparado con el de los demás ciudadanos.

¿Y en el caso de los que no tengan papeles en regla?

"La inmigración hay que someterla a racionalización: hay que acoger a las personas en términos realmente óptimos"

A los que no tengan los papeles en regla los metemos dentro de una casuística que planteamos en parte en el actual programa, pero que hay que desarrollar y que tiene que ver en primer lugar con el análisis del arraigo que tenga esa persona, de la posible apertura a una regularización, sobre todo cuando tenga hijos o familia. Y la irregularidad llega un momento que no es reprochable, porque llevan 20 años de irregulares.

También tenemos que asimilar una situación relacionada con la irregularidad cuando se trata de personas que llevan delinquiendo en España años y años, y eso no refleja un ánimo de adaptarte realmente a una sociedad desarrollada, democrática y pacífica. A aquellas personas que tienen antecedentes penales y unos expedientes de criminalidad realmente severos, con reincidencias permanentes, no hay otra que expulsarlas del país, lo que procede es la devolución.

Hay que tratar también los centros de internamiento de extranjeros, porque es una situación que no está bien abordada, esos derechos hay que regularlos mejor, establecer un régimen de protección de derechos por lo menos como si fuera en el ámbito penitenciario.

¿Cómo va el tema de los nombres y avales para las primarias?

Muy cumplidos los objetivos de avales. Preferimos no dar números, pero tenemos los avales tanto a nivel ciudadano como a nivel de cargos. También tenemos que denunciar que la ley electoral es antidemocrática, que estamos detectando errores de funcionamiento de la plataforma de recogida de firmas que no son justificables, y que va a haber que investigar por qué pone la Junta Electoral Central en marcha una plataforma tecnológica que prácticamente no funciona para nadie, que es imposible poner una firma ahí. Creemos que se está intentando negar la visibilidad del Movimiento RED y de otros partidos que van a acabar con el bipartidismo. Estas elecciones, además de ser unas elecciones al Parlamento Europeo, que ya es bastante importante, son unas primarias: el bipartidismo va a darse cuenta de qué pasa con él, y va a tener que aceptar que ha llegado el fin, que así no podemos seguir. La Junta Electoral Central ha escogido el sistema más dificultoso para poder establecer la firma, están estableciendo una manera de actuación en todos los sentidos que nos genera muchísima desconfianza. Obligar a una agrupación independiente a cumplir estos criterios de avales y con estas dificultades es cerrar y que no entre nadie nuevo.

¿A qué se debe que el bipartidismo intervenga para que no se presenten nuevas formaciones? ¿Tiene miedo?

Demuestra que hay miedo. El bipartidismo no ha sabido escuchar a la ciudadanía, que se ha manifestado en numerosísimas ocasiones, y el bipartidismo no ha estado a la altura; ha creado un sistema que está agotado, sin oxígeno, que no respira. Han perdido millones de votos, y entendemos que el castigo que se infligirá al PP será muy severo, por los millones de personas abandonadas, defraudadas. Entiendo que es el éxodo: la ciudadanía quiere volver a estar presente. Lo hace a través de mareas, manifestaciones y todo tipo de movimientos, y RED quiere asumir una parte de la tarea que es estar ahí, interpretar lo que está sucediendo. La situación exige que haya movimientos políticos que interpreten lo que quieren los ciudadanos muy legítimamente, y la realidad es que la lucha contra la corrupción, la educación, la sanidad, se están pulverizando y nadie hace nada para evitarlo.