Público
Público

"He recibido el impacto de una bola en la oreja"

Más de 40 heridos en la intervención de los Mossos d’Esquadra contra los concentrados en la Plaza de Catalunya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La aparente operación de limpieza ha acabado a golpes de porra en la Plaza de Catalunya. Tras el llamamiento de los acampados a que la gente acudiera para darles su apoyo, miles de personas se han congregado ante el cordón policial de la brigada móvil de los Mossos d'Esquadra, que cercaban toda la plaza y impedían el acceso al interior. Los momentos más críticos se han vivido cuando los camiones de la limpieza -que han barrido todo el material de los indignados- han intentado salir de la plaza, pasadas las 10 de la mañana.

Los manifestantes han tratado de impedir el avance de los camiones, y la policía les ha disuadido a golpe de porra. Han tratado de escoltar el avance de los camiones, y para ello han recurrido a los golpes, mientras los concentrados resistían sentados, las manos en alto y gritando consignas: 'el pueblo, unido, jamás será vencido' o '¿dónde está, el número de placa?', en alusión a los efectivos de los Mossos, que no llevaban el número de identificación a la vista.

Los camiones intentaban salir de la plaza por la Ronda Sant Pere, pero ante la imposibilidad de avanzar, numerosos furgones de la policía han aparecido desde fuera -desde Plaza Urquinaona- y han cargado contra los manifestantes, que se habían quedado atrapados en medio. Ha sido la carga más feroz, con las escopetas de goma y las nuevas lanzadoras. Por el momento, ya son más de 40 los heridos, todos leves, según el Servicio de Emergencias Médicas. Pese a que la policía ha anunciado que no se ha disparado contra nadie -sólo disparos de aire-, un manifestante ha hablado con Público desde el Hospital del Mar, donde se encuentra en observación, para asegurar que había recibido 'el impacto de una bola en la oreja'.

La policía se ha presentado en Plaza de Catalunya poco antes de las siete de la mañana, mientras los acampados dormían, supuestamente para facilitar el trabajo de la brigada de limpieza. Han cortado los accesos al interior de la plaza, y los indignados que allí se encontraban, unos doscientos, aún permanecen cercados y aislados en el centro. Un equipo de abogados que ya había ofrecer sus servicios a la acampada, el legal team, ha cruzado el cordón policial sobre las 11 horas para mediar entre las fuerzas del orden y los indignados.

Desde entonces, la situación es de calma tensa, y miles de personas se concentran alrededor de la plaza, sentados, a la expectativa. Estudiantes sobre todo, pero también mucha gente mayor. Entre los manifestantes se han repartido flores, agua, y comida, y los llamamientos a la calma y a la resistencia pacífica han sido continuos durante toda la mañana. En las ambulancias, una mujer mayor mostraba los numerosos moratones que tenía en la espalda, y los operarios trataban de socorrer a un joven con una brecha en la cabeza y la camiseta llena de sangre.

Pocos minutos después de la una de la tarde, los Mossos se retiraron de la plaza, lo que permitió que centenares de personas que aguardaban en los alrededores se reencontraran con los concentrados. Ahora las asambleas deben de decidir si mantienen las protestas.