Publicado: 22.11.2013 07:00 |Actualizado: 22.11.2013 07:00

"Sólo he tenido tres denuncias falsas de violencia de género en 8 años"

La jueza de Violencia sobre la Mujer número 3 de Madrid, María Gracia Parera de Cáceres, denuncia el desamparo económico de estas mujeres, defiende la eficacia de las condenas de alejamiento, y subraya que en ninguna de las

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

María Gracia Parera de Cáceres (Lima, 1968) lleva ocho años al frente del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 3 de Madrid, es decir, que es una de las pioneras en este ámbito especializado que arrancó en 2005. En ese tiempo sólo ha detectado tres denuncias falsas de violencia de género, destaca que ninguna de las mujeres cuya muerte a manos de sus parejas le ha tocado investigar interpuso denuncia previa de maltrato, y se queja de que el amparo económico a las víctimas es "muy débil", situación que alimenta las renuncias a señalar a los maltratadores.

Parera de Cáceres, jueza desde 1995, pertenece a la asociación progresista Jueces para la Democracia. Subraya que fue una de las tres primeras juezas de Violencia sobre la Mujer de Madrid, pero que hoy los jueces varones en este área especializada son mayoría.

Frente a las acusaciones iniciales de que eran tribunales de excepción e inconstitucionales por vulnerar el derecho a la igualdad, la jueza cree que se ha demostrado que estos Juzgados, que actúan en el ámbito penal y también en el civil como en procesos de familia o decidiendo la guardia y custodia de menores, son eficaces y que una especialización en esta materia es positiva. En temas polémicos, como la suspensión del régimen de visitas a padres condenados a alejamiento, se muestra en contra y destaca que no todos los casos son iguales.

¿Es posible la investigación de oficio por el juez cuando las mujeres retiran las denuncias, por ejemplo a partir de un parte de lesiones?

El procedimiento puede seguir sin denuncia. Si hay un parte de lesiones, y el médico ve que una mujer tiene un ojo morado, y aunque ella le esté diciendo que se ha dado contra la puerta, el puede intuir que es un maltrato y dar parte al Juzgado, donde incoamos un procedimiento. Pero el proceso penal, en violencia de género o en una estafa, se rige por el principio de la prueba y el de la presunción de inocencia. Si la presunta víctima no declara o no verbaliza lo que le ha pasado no puede haber una condena. Ahí sí que debemos evitar que haya un derecho de excepción, que se salte las normas esenciales del derecho,y que por el hecho de querer proteger a una mujer eliminemos el derecho a la presunción de inocencia y el principio de la prueba.

¿Y por qué aumentan las renuncias?

La renuncia es un problema que está dentro de la violencia de género y es comprensible. Es un problema que va a existir siempre. Que una mujer denuncie tras sufrir la agresión, pero dos días después, una vez que él ya ha sido detenido, empiece a pensar en sus hijos, en el dinero, en que a lo mejor le sigue queriendo, y retire la denuncia. Desde el punto de vista jurídico veo muy poco o nada que hacer, pero sí desde el punto de vista de asistencia a la víctimas antes de denunciar. Que cuando estén en comisaría aparte del abogado pueda haber un psicólogo que preparase a esa mujer para todo lo que va a empezar.

¿Cómo les afectan los recortes?

Los cinco juzgados de lo Penal de Madrid encargados de enjuiciar este tipo de delitos están colapsados, porque Madrid, en el área de justicia, no repone la plaza cuando un funcionario está de baja o vacante. Y tienen un deficiencia de funcionarios brutal. La consecuencia es que nosotros, los juzgados de violencia sobre la mujer, que estamos bien cubiertos, vamos muy deprisa,y los juzgados de lo penal, no, formándose un cuello de botella. El retraso puede ser de seis o siete meses.

¿Qué problema crea ese colapso?

Si hay riesgo se dicta una orden de protección, y entonces no crea un problema. Pero la justicia es justicia si es rápida, sino no. Y aquí se ve poca justicia, porque hay poca rapidez.

¿Y en medios materiales para cumplir su tarea?

Hay muchísimos recortes. Por ejemplo, los puntos de encuentro, previstos para hacer las entregas y recogidas de los menores, están también colapsados, porque el Ayuntamiento ha cerrado los suyos. Son los puntos donde se entregan los menores cuando hay una orden de protección de la víctima, o mucha conflictividad en las familias. Ahora os utilizamos lo menos posible e intentamos que las entregas se hagan por personas designadas por la madre, como una abuela con la que se lleve bien, o una tia.

¿Hay apoyo económico a la víctima como preveía la Ley Integral?

Para la renta de inserción mínima, hay cada vez más requisitos que en la práctica impiden a la mujer cobrar esa ayuda. La Ley Integral no se ha ejecutado en su totalidad. Preveía amparo económico y de todo tipo, como concesión de viviendas con preferencia. Una mujer que denuncia, si tuviese la seguridad de que no va a estar sola, de que se va a encontrar 200 o 300 euros para cuidar a sus niños, y pagar la hipoteca, si supiese que se puede cambiar rápidamente de casa y que va a estar protegida, quizá no retiraría la denuncia.  Pero el amparo económico es muy débil.

¿Las penas para estos delitos habría que agravarlas, o son adecuadas?

No soy propensa a agravar penas para evitar delitos. El carácter disuasorio es muy relativo. Precisamente en violencia de genero, lo que más disuade es la orden de protección, que se convierte en condena de alejamiento. Es una pena accesoria ineludible. Si te condenan a un año de cárcel --que puede no suponer ingreso en prisión--,tendrás además dos o tres años de alejamiento. Y a ese hombre le estás condenando a salir de todo su ámbito: su casa, su barrio.

¿Cómo valoran los nuevos delitos que se anuncian en el Proyecto de Código Penal, como el de hostigamiento, o relativos al uso de nuevas tecnologias?

Muchas veces cuando se proponen reformas penales, son acciones que ya son perseguibles perfectamente con el Código en vigor, como por ejemplo el hostigamiento, que entraría plenamente en el actual delito de coacciones. El bloqueo de un perfil de facebook o el mal uso de Internet (por ejemplo para introducir anuncios de prostitución con los teléfonos de la mujer, como ha sucedido), también. Muchas veces se crean tipos penales a golpe de titular.

Mujeres de una asociación en Galicia han secundado una huelga de hambre para no ser obligadas a entregar a los hijos a padres con órdenes de alejamiento, porque dicen que es el mejor arma contra ellas. ¿Tienen razón?

No. La violencia de género la metemos toda en el mismo saco pero es muy graduable. Y no todo condenado por violencia de género es un maltratador. Sería la diferencia entre un delincuente y un delincuente habitual. En la violencia de género entra el caso de un hombre que zarandee, empuje o agarre fuerte a su mujer por la calle diciéndole "ven para acá", y ella no quiera. Será condenado por un delito de maltrato y tendrá una condena de alejamiento. En violencia de género no sólo hablamos de puñetazos, puñaladas, violencia habitual psíquica o física, sino también un empujón fuerte u otros supuestos menos graves, pero donde la Ley establece "tolerancia cero".

En estos casos, el hecho de que haya una orden de protección o una condena de alejamiento, no significa que vayan a suponer un peligro para sus hijos. Y los niños tienen derecho también a estar con su padre. La mujer puede no querer que los hijos vayan con él, pero para los jueces deben valorar que es lo mejor para ese niño. Estoy completamente en contra de que la orden de protección o la condena de alejamiento implique la suspensión del régimen de visitas para el padre. Sería una injusticia.

¿Pero quien empieza empujando no termina habitualmente cometiendo en una agresión más grave?

Depende. Hay auténticos depredadores, que son reincidentes y con distintas mujeres. Y que tiene tres órdenes de alejamiento de tres mujeres diferentes. Pareja que tenga, pareja que va a sufrir. Pero otros no reinciden.

"En algunos juzgados o vas apuñalada o no pasa nada", lo dicen algunas víctimas. ¿Es una percepción que responde a la realidad?

No. Repito que en el mundo del derecho la prueba es esencial, y no nos movemos con intuiciones. Miedo me daría que hubiese jueces que se dejasen llevar por la intuición para dictar una orden o una prisión. Tiene que haber prueba o indicios suficientes de riesgo objetivo para la mujer. Las órdenes de protección no se conceden de forma automática, sino aplicando los mismos principios del derecho que en el resto de ámbitos jurídicos.

¿Los casos que terminan en asesinato de la mujer no pasan por su Juzgado?

 Los casos que han terminado en asesinato u homicidio no han pasado por el Juzgado, no denunciaron nunca.Y en algunos hubo violencia previa y en otros casos, no. No había nada que indicase violencia, y se produjo la puñalada. En otros casos sí, cuando empiezas a oir a los testigos o ves los whatsapps que se mandaba, ves que había violencia previa.

¿Es alarmante el maltrato registrado entre parejas jóvenes?

Es tremendo. Estoy asustada. Cada vez tengo más niñas de 15 años, con parejas a lo mejor de 20 años. Casos de instituto. No de menores, pero parejas de niña de 15 años con chico de 19. Con unas amenazas por whatsapp, y unas coacciones impresionantes. ¿Cómo calificarlo? ¿Cómo neomachismo del siglo XXI?. Porque son chicos que en teoría no se han educado en el machismo.

Pero en la sociedad hay muchas personas y pocos ciudadanos.Habría mucho que hacer en educación de control de impulsos, educación de respeto, porque muchas veces la niña le dice a esos chicos de 19 años que ya no quieren salir más con ellos, y el chico reacciona de una manera absolutamente desbordada, desaforada, pegando puñetazos, rompiendo marquesinas, y en sala dan patadas a los guardias civiles, piensas que es un niño al que no le han educado en el control de impulsos, a lo mejor le han dicho siempre que sí, y la primera que le dice que no es su novia. Más que machismo, es que nunca se le ha dicho que no.

Y tampoco entiendo a algunas niñas de 15 años que se dejan avasallar de esa manera, que le digan "no puedes vestir así", "no puedes llevar esa minifalda", "no puedes salir con tus amigos". Tuve el caso de una niña de 15 años al que su novio le dió una puñalada. Se dictó orden de protección, la niña no quería que se cumpliese y me dijo textualmente: "Buena puñalada me ha dado, me lo merecía". Yo decreté la prisión al chico, y ella me decía: "Si lo mandas a prisión yo me mato". Tuve que hacer un ingreso psiquiátrico urgente de ella porque sino no me iba tranquila a casa.

¿Es un problema de educación?

Sí. Ahora van a quitar la Educación para la Ciudadanía, y estoy completamente en desacuerdo, ya que sirve para hacer ciudadanos, personas que sepan respetar y controlar impulsos cuando tengan un problema en la vida.

¿Cuántas denuncias falsas de violencia de género ha recibido en su Juzgado?

Hay muy pocas denuncias falsas, que son aquellas en que existen pruebas de que una mujer ha mentido, porque dijo que menganito le pegó en tal sitio y él estaba con cien personas en otro sitio. Por ejemplo. De esos casos, yo en 8 años he deducido testimonio (denunciado un falso testimonio) sólo en 3 ocasiones. Por supuesto también se producen archivos provisionales de causas, pero por falta de indicios suficientes, no por pruebas de falsedad.

¿Cómo valora el tratamiento del problema en los medios de comunicación?

Se tiene que dar la noticia de las mujeres que mueren. Y los medios de comunicación dieron pie a la ley contra la violencia de género, con la convulsión que se creó con la entrevista en la televisión de una mujer maltratada que luego fue asesinada (caso Ana Orantes).

016. Teléfono de atención a víctimas de violencia de género. Es gratuito y no deja rastro en la factura telefónica.