Público
Público

Heinze da la victoria a Argentina ante Nigeria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Javier Leira

La selección argentina venció el sábado por 1-0 a Nigeria en su debut en el Mundial de Sudáfrica con un gol de Gabriel Heinze, un partido que representó el regreso de Diego Armando Maradona al Mundial y en el que la "albiceleste" mostró mucha irregularidad y dudas en defensa.

Argentina, encuadrada en el Grupo B junto a Corea del Sur y Grecia que abrieron el grupo anteriormente con victoria por 2-0 para los asiáticos, volvió a mostrar los mismos altibajos que había sufrido en la fase de clasificación del grupo sudamericano que generaron las críticas de la prensa y los aficionados.

Este partido ha significado la vuelta a un Mundial de Maradona, cuya última aparición como jugador fue en la victoria por 2-1 en la edición de 1994. Tras ese partido, fue sancionado por dopaje y nunca volvió a jugar en el máximo torneo internacional.

El técnico, que genera amores y odios en todo el mundo del fútbol, dijo que los minutos finales del encuentro fueron difíciles pero elogió la actuación de su equipo.

"Lo importante es que llegamos, que el equipo produjo jugadas interesantes en ataque. Se terminó sufriendo en un partido en el que cuando errás tantos goles terminás empatando, gracias a Dios hoy no se dio", apuntó Maradona.

Gabriel Heinze abrió el marcador a los seis minutos de un partido en el que Messi brilló en el segundo tiempo a pesar de no conseguir marcar.

La primera oportunidad fue para Nigeria a los dos minutos de juego, cuando Chinedu Obasi remató desviado después de que Jonás Gutiérrez fallara en defensa. Pero desde ese momento, Argentina comenzó a mostrar todo su poderío ofensivo.

Gonzalo Higuaín desperdició una ocasión inmejorable y a los cinco minutos Messi remató un centro por alto, pero el portero Vincent Enyeama desvió el balón al córner.

Juan Sebastián Verón ejecutó el saque desde la derecha y Heinze puso el 1-0 con un potente cabezazo a la altura del punto del penalti que dejó sin reacción a Enyeama.

Después, el juego decayó hasta que Messi volvió a encontrarse con Enyeama tras un tiro a media distancia a los 17 minutos. Momentos después, el portero salvó otro remate de Higuaín.

A los 28 minutos, Obasi tuvo otra ocasión después de una nuevo fallo de Gutiérrez en defensa.

Messi estuvo cerca de anotar de nuevo a los 36 minutos, cuando tras una pared con Ángel Di María volvió a encontrarse con el portero rival.

Argentina perdió durante un tiempo la posesión del balón en el centro del campo y permitió que el rival gozara de ocasiones, pero la falta de habilidad de los atacantes mantuvo el marcador sin cambios durante un primer tiempo en el que la "albiceleste" tuvo una posesión del balón algo superior a la del rival.

MESSI AL MANDO

A los 48 minutos, Messi no pudo rematar un centro de Verón tras una jugada colectiva por la banda derecha, en un anticipo de la actuación del delantero en el resto del partido.

Pese a que se mostró muy activo desde el inicio del encuentro, a los 58 minutos mostró una de las carreras con las que deleita en cada partido a los aficionadas del Barcelona, pero su ocasión terminó en saque de esquina.

Desde ese momento, Messi se convirtió en el eje de todas las ofensivas argentinas, definiendo dentro del área o armando el juego, como cuando habilitó a los 65 minutos a Higuaín, cuyo remate fue atrapado por el portero.

A los 70 minutos Tayle Taiwo, compañero de Heinze en el Olympique de Marsella, tuvo la más ocasión más clara de su equipo con un potente remate desde el borde del área que salió algo desviado. Poco después, el defensa tuvo que abandonar el terreno de juego lesionado.

Messi volvió a tener otra ocasión a los 81 minutos, frustrada una vez más por el portero. En el contraataque siguiente, el recién ingresado Kalu Uche definió mal frente a la portería de Romero tras una jugada por la banda derecha.

La última ocasión clara de gol fue a los 86 minutos, cuando Yakubu Ayegbeni envió muy alto su disparo. Argentina mantuvo el balón controlado y dejó que el tiempo se consumiera ante la poca reacción de sus rivales al final del encuentro.

Por tercera vez consecutiva, Argentina debutó en un Mundial ante un equipo africano, su segunda con Nigeria.

En el debut del Mundial de Corea y Japón 2002, Argentina ganó 1-0 a los nigerianos. Cuatro años después, en Alemania, el rival fue Costa de Marfil a la que derrotó por 2-1.

La única vez que Argentina ha perdido ante un equipo africano en un Mundial fue en el debut de Italia 1990, cuando el equipo del técnico Carlos Bilardo perdió 1-0 en Milán.