Publicado: 28.01.2014 13:01 |Actualizado: 28.01.2014 13:01

"Hemos ganado una batalla, pero no la guerra. La sanidad madrileña seguirá luchando contra los recortes"

Los centros sanitarios de Madrid se han concentrado a las 12 horas para celebrar la paralización definitiva de plan privatizador y la dimisión de Lasquetty

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Abrazos y lágrimas, aunque esta vez de alegría. La marea blanca ha ganado la batalla a la privatización de la sanidad. Todos los centros sanitarios de Madrid se han concentrado a las 12 horas, especialmente el personal de los 6 hospitales y los centros de salud afectados. Celebraban lo que es ya la paralización definitiva de plan privatizador del Gobierno madrileño

Usuarios, trabajadores de la sanidad, sindicatos y asociaciones celebran su victoria: "Es la primera vez que nos hemos unidos todos por una causa, y es que la sanidad pública no es negociable" afirma Mario de Miguel, de UGT.

El hospital de La Princesa fue el primero en levantarse contra las privatizaciones, después de haber ganado en su protesta contra el desmantelamiento del centro . A pesar de que no era uno de los 6 afectados por la privatación, también han celebrado la victoria de la marea blanca. Desde las 11 de la mañana los usuarios se han concentrado a las puertas del centro para festejar la paralización definitiva. "Llevamos desde noviembre de 2012 manifestándonos todos los días a esta hora contra los recortes y el plan privatizador de la Comunidad de Madrid, no nos dimos por vencidos y ahora obtenemos la recompensa" afirma una de las usuarias. A las 12 horas se han unido médicos, personal de enfermería, auxiliares, asociaciones, sindicatos y demás personal del propio hospital. Juntos han celebrado la victoria de la sanidad pública y la dimisión de Fernández-Lasquetty. "Hemos ganado una batalla pero no la guerra, hay que seguir luchando contra los recortes" afirma Enrique Zamora, de Afem, la asociación de facultativos especialistas de Madrid. Zamora ha añadido que la noticia es "una gran alegría para todos" pero que la paralización "es el punto final antes de las elecciones", afirma, "no hay que olvidar cuando se toma esta decisión, a unos meses de las europeas y a un año de las autonómicas, espero que la sociedad madrileña sea consciente de lo que vale su voto".

"Llevamos meses luchando. Nunca nos dimos por vencidos y ahora obtenemos la recompensa"

Maria Llanos, enfermera del sindicato SATSE, afirma que "la privatización de la lavandería o de otros servicios como la cafetería aún está en riesgo, además de los recortes y los problemas de personal, por lo que seguiremos luchando por una sanidad pública de todos y para todos".

En la concentración también celebraban la dimisión del que un día les llamó "irresponsables" . "Nos alegramos de que haya dimitido, ahora se puede ver quien era el imprudente en esta historia" ha afirmado Buendía, médico del hospital y miembro de Afem, "sólo esperamos que no entre por las puertas giratorias a alguna de esas empresas con las que quería hacer negocio", ha añadido.

En la concentración se repetían los abrazos, las lágrimas y los saltos de alegría de quienes llevan meses luchando. Se escuchaba bien alto los "juntos podemos", "la lucha sigue, cueste lo que cueste", "viva la sanidad pública","somos capaces de hacer mareas" o otro de los grandes lemas de la marea blanca, "la sanidad no se vende, se defiende".

Celebración en el Hospital Infanta Leonor, uno de los seis incluidos en el plan de privatización

"La mayoría de los usuarios que estamos aquí somos luchadores desde la dictadura y aunque estemos jubilados no vamos a parar de hacerlo y defender nuestros derechos" afirmaba Benancio, un jubilado recién operado encargado de componer canciones sobre los recortes o el gobierno "para amenizar las protestas". "Me inspiro en mi cabreo, por todo lo que nos están quitando y recortando, no solo en la sanidad, en mis textos también hablo por ejemplo de la educación o la ley de seguridad ciudadana". Llevan más de 400 días luchando por una sanidad pública porque quieren "ser pacientes y no clientes". Esta batalla, ya la han ganado.