Publicado: 19.06.2014 13:44 |Actualizado: 19.06.2014 13:44

"Hemos sacado las banderas republicanas y se han lanzado a placarnos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno había advertido de que habría tolerancia cero con las manifestaciones republicanas durante la puesta en escena de la proclamación de Felipe VI, y ha cumplido con su palabra.

"Hemos sacado las banderas y ha habido cuatro placajes sistemáticos, han tirado a cuatro compañeros al suelo y se los han llevado", relata a Público Carlos Buendía, de la Coordinadora Republicana de Madrid.  Aseguran que los agentes han retenido a tres de sus compañeros -la última habría sido liberada poco después de la una de la tarde- y que otro de los manifestantes ha sido detenido y llevado a la comisaría de Moratalaz.

A primera hora de la tarde, la Coordinadora convocaba una concentración frente a esta comisaría, para exigir su liberación, que ha tenido lugar unos minutos antes de las cinco de la tarde. El detenido, de cerca de cincuenta años de edad y apodado Tiki, es miembro de la asamblea de Vallecas por la huelga general, y según relatan logró levantar una bandera republicana antes de ser placado por los agentes en Gran Vía, frente a la tienda Casa del Libro, donde protestaban.

"A dos los han molido a palos y luego los han soltado"

La última de los retenidos en ser liberada pertenece a RC y Madres contra la represión, mientras que los otros dos son miembros de Red Roja."A los otros dos los han molido a palos y luego los han soltado", asegura Buendía.

"Después de tirarlos al suelo y de llevárselos, los que estaban detrás han gritado por la República y los policías han sacado las porras y han comenzado a repartir golpes para evitar los gritos y para dispersarnos", denuncia, corroborando la versión de que ha habido identificaciones masivas y varias retenciones.


De momento, hay tres detenidos confirmados por Jefatura Superior de Policía detenidos e interceptados por la Policía, aunque insisten en que "muchísimas personas han sido cacheadas o retenidas". "A la gente con banderas o chapas republicanas las retienen y no las dejan pasar, está todo el centro tomado, no podemos hacer nada; la libertad de expresión ha sido tomada, Madrid está en estado de excepción, es un atentado a los derechos ciudadanos", denuncian.

"La libertad de expresión ha sido tomada, Madrid está en estado de excepción"El doble rasero de la Policía es evidente: pasadas las 13.30 horas, La Sexta informaba de que una bandera preconstitucional había sido desplegada en la Plaza de Oriente, pero en este caso los agentes se limitaron a pedir a quienes la desplegaron que la guardasen; una reacción muy distinta a la que han tenido con quienes han mostrado banderas republicanas. 

"Tenían orden de que no se mostrase ninguna bandera republicana al paso de Felipe VI, no querían que hubiera imágenes", asegura a este medio René Otaduy, portavoz de la Coordinadora 25-S, que también ha sido testigo directo de las actuaciones policiales denunciadas por la Coordinadora Republicana.

"Estábamos situados en Gran Vía, en la acera de los pares, sin ningún símbolo visible pero con banderas en los bolsillos, cuando nos han identificado visualmente -existen ficheros de personas-. Después han venido los UIP, nos han pedido el DNI y nos han hecho acompañarles, asegurando que era "por seguridad". Nos han tenido tres cuartos de hora en una calle adyacente, y esto es una ilegalidad; es perfectamente legal asistir al paso de Felipe VI con nuestras banderas. Hemos insistido en que era un acto público, en que teníamos derecho a salir con la bandera tricolor, como lo tenían quienes lucían la rojigualda; somos gente pacífica y esto es una ilegalidad. Estaba claro que no podían prohibir la exhibición de símbolos republicanos pero lo han hecho", concluye Otaduy.

Asegura que han pedido al mando policial que los detuviese y los trasladase a comisaría si habían incurrido en un delito, pero el policía se ha limitado a insistir en que no habían cometido ningún delito, y en que estaban siendo retenidos "porque no querían tensión", y amenazando con acusarles de desobediencia en caso de que abandonasen esta calle.

"Ha habido un estado de sitio encubierto, decretado bajo las órdenes de Interior y de la Delegación del Gobierno", denuncia Otaduy, que también denuncia la agresión a su madre y a otra compañera por mostrar una bandera republicana.