Público
Público

Henry Levy pide coherencia a Suiza y que desestime la extradición de Polanski

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El filósofo francés Bernard Henry-Levy ha solicitado a Suiza que sea "coherente" y que desestime la demanda de extradición estadounidense contra el realizador franco polaco Roman Polanski, en detención domiciliaria por un caso judicial que data de los años 70.

El pensador se expresó así en una entrevista que publica hoy el diario helvético Le Matin Dimanche, tras visitar a su amigo en su residencia de la lujosa localidad de Gstaad, donde cumple arresto domiciliario a la espera de ser extraditado a Estados Unidos.

Henry Levy considera que Suiza debería ignorar la solicitud de extradición y "ser coherente, dado que lo recibió con los brazos abiertos cuando adquirió el chalet, hace ya algunos años".

"No se puede cambiar de actitud y decidir que el hombre al que se ha recibido con los brazos abiertos, con honor y orgullo, ahora es un peligroso criminal al que se le tiende una trampa", afirmó el filósofo para proseguir:

"Los suizos saben que si este asunto llega a la extradición será un 'antes y un después' en la historia de Suiza, se ignorarán los valores fundamentales, y se dará la espalda a una historia de hospitalidad y refugio que es el honor de este país. !Cuántos escritores, exiliados políticos han encontrado refugio en este país en los últimos tres siglos!".

En relación al estado de su amigo, Levy señaló que el cineasta mantiene la entereza, a pesar de todo lo sucedido.

"Lo encontré duro como una piedra, trabajando, confiado. Aunque claro, está preocupado por lo que ocurrirá con sus hijos, con su esposa", señaló el filósofo.

Finalmente, Henry Levy señaló que Polanski se sorprendió por el "apuro" expresado por varios de los helvéticos con los que ha interactuado en los últimos meses.

"Roman Polanksi se ha conmovido con el apuro y la gentileza de los funcionarios suizos que lo atendieron durante los 50 días que pasó en la prisión de Winthertur".

Polanski, detenido a finales septiembre cuando aterrizaba en Zúrich para recibir un premio cinematográfico, en virtud de una orden de captura de EEUU, consiguió la libertad condicional después de haber depositado la fianza de 4,5 millones de francos (3 millones de euros) establecida por los jueces suizos.

Además, para obtener el arresto domiciliario Polanski se comprometió a no salir "en ningún momento" de los límites de su propiedad y a portar un brazalete electrónico.

El cineasta tiene pendiente desde 1978 un proceso judicial en Estados Unidos por haber mantenido relaciones sexuales con una menor, quien años después retiró los cargos en su contra y más de una vez ha declarado públicamente que ha perdonado a Polanski y que no cree que se le deba seguir persiguiendo.