Público
Público

La herencia de Cañizares

Renan se lesiona por un mes y César ficha por los de Mestalla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Valencia recibe esta noche al Sevilla con una paradoja que hace daño. Enfrente estará Palop, el portero que ahora necesitaba el Valencia. Hace cuatro años lo dejó emigrar al Sevilla. Ayer, ante la lesión de Renan, buscó un recambio a toda prisa. Lo encontró en César, del Tottenham, dos años mayor que Palop y que no viene a hacerse rico.

"Está claro que necesitamos un guardameta", señaló Ochotorena, el preparador de porteros valencianista. "Guaita es un chico prometedor, pero una cosa es el presente y otra el futuro. No sería deseable llenarle de responsabilidad".

Con César se ha buscado lo más rápido y lo más barato. "La situación económica que vive el club no permitía ningún exceso. Y tampoco había tiempo para buscar a un portero que necesitase un tiempo de adaptación". El perfil de César (1971) se ajusta a la urgencia. Es mayor, casi de la quinta de Cañizares, que sabe lo que hay y no protestará la futura suplencia.

En realidad, muchos porteros cuando se hacen mayores aceptan este papel. Baja su ego y se hacen más didácticos. "A mí mismo me pasó en mi último año de profesional", recuerda Ochotorena. "Me llamaron del Racing y me dejaron claro que iba a ser suplente de Ceballos y que sólo jugaría en caso de emergencia. Y vaya que si fue así. No jugué hasta el último partido de Liga".

César aterrizará en una portería que es un tormento desde que la dejó Cañizares. Ya lo avisó el día que se despidió: "Tenía pensado marcharme cuando apareciese un portero mucho mejor que yo. Ahí tienes los guantes, le habría dicho. Pero eso no sucedió". El heredero era Hildebrand, al que Ochotorena consideraba una garantía.

Hildebrand

Venía de ser campeón alemán con el Sttutgart. "Era una apuesta para muchos años, pero aquí no se adaptó". Después de que el Madrid le golease en la última Supercopa, no jugó más y pidió irse aun perdiendo dinero. Hildebrand se quejó de que "la crítica fue excesiva" con él. Pero Ochotorena advierte que la portería del Valencia es así. "No sólo hay que valer. También hay que tener personalidad. Aquí han jugado Cañizares, Zubizarreta, Sempere, Pereira...".

Renan, de 23 años, se adaptaba al Valencia. "Ahora, precisamente, iniciaba el proceso de consolidación", explica Ochotorena. "Había ganado varios puntos y se le sentía más fortalecido, así que la lesión [afección en la inserción del recto anterior izquierdo: un mes de baja al menos] ha sido inoportuna".

En estos tiempos, en los que los porteros jóvenes han alzado la voz, caso de Valdés, o Asenjo, se podía optar por Guaita, que hoy jugará. "Desde la sensatez no sería lo más correcto. A un portero en fase de crecimiento no se le debe acelerar demasiado". Por eso se ha llamado a César, que este año sólo había jugado un partido en el Tottenham. Así que hizo números y no lo pensó.