Público
Público

La hermana del acusado del crimen de Fago defiende su inocencia

El abogado de Santiago Mainar reitera que el juicio debería haberse celebrado con jurado popular

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Marisa Mainar, hermana del único acusado por el asesinato del alcalde de Fago, Miguel Grima, ha defendido 'firmemente' la inocencia de Santiago Mainar y ha asegurado que 'jamás' ha visto en él un sentimiento de pesar o una palabra sospechosa que le hiciera intuir que escondía algo.

Así lo ha declarado en la sexta jornada del juicio por el crimen del edil, que comenzó el pasado lunes en la Audiencia de Huesca, en la que han declarado otros 18 testigos, la mayoría de ellos contrarios a la gestión del alcalde asesinado, a quien alguno ha llegado a llamar 'tirano'.

Marisa Mainar ha indicado que nunca sospechó de su hermano y 'jamás' le oyó ningún comentario o vio en él un decaimiento que le hiciera dudar o pensar que escondía algo, mientras que lo ha descrito como una persona muy culta, muy idealista, muy solidaria, siempre dispuesto a ayudar a la gente.

'Creo firmemente en la inocencia de mi hermano', ha sentenciado la mujer, quien ha opinado que Grima era una persona muy irascible e intolerante, por lo que tenía muchos problemas con los vecinos, aunque no personales.

También ha recordado que su hermano, en algunas ocasiones, había dicho que Grima tenía tantos problemas con la gente que consideraba que la situación 'iba a acabar en una tragedia' y el alcalde en alguna 'cuneta', aunque ha insistido en que su hermano nunca tuvo problemas personales con nadie.

Respecto a la declaración inculpatoria de su hermano, ha reiterado que él quería quitar presión al pueblo y pensaba que 'si alguien tenía que cargar con el asesinato tenía que ser él', ya que no tenía 'cargas familiares'. A su juicio, quizá no midió la trascendencia de lo que estaba haciendo, porque eran momentos muy difíciles, de muchas emociones y sensaciones, como pena o angustia.

Los testigos que han declarado hoy han dejado de manifiesto el ambiente de hostilidad que había en el pueblo y, a preguntas de las partes, han ido recordando los diferentes juicios señalados como consecuencia de denuncias cruzadas, relacionadas con permisos de obras, con el paso del ganado por el pueblo, con empadronamientos o incluso con agresiones.

Uno de ellos, Miguel Ángel Puyo, ha reconocido que se alegró en cierta manera e incluso sintió 'cierto confort' al enterarse de la muerte del alcalde, aunque 'no de las circunstancias' en las que ésta se produjo. Aunque a preguntas del fiscal ha dicho que no es justificable pegar una paliza a nadie, ha comentado que a veces 'puede no quedar otro remedio'. La respuesta del fiscal ha sido: 'Su sentido democrático de la vida me alucina'.

Varios testigos han coincidido en relatar que cuando Grima accedió a la alcaldía su forma de actuar cambió y se volvió muy estricto, lo que le llevó a perder muchas de las amistades que tenía. Uno de ellos, Enrique Orduna, ha puesto como ejemplo un día en el que él estaba pasando con su ganado cerca del pueblo y el edil les dijo en actitud amenazante: 'Como alcalde de Fago, os vais a enterar', algo que él no entendió.

A preguntas del abogado de la familia, Enrique Trebolle, varios testigos, todos críticos con la gestión del edil, han reconocido que cenaron juntos en Fago este fin de semana con el médico vasco Iñaki Bidegaín y su mujer, únicas personas que se cruzaron con el supuesto asesino poco después de haberse cometido el crimen y que ya declararon en sala la pasada semana.

Todos ellos han coincidido en que no se habló del desarrollo del juicio ni de cuestiones relacionadas con el asesinato de Miguel Grima, porque es un tema que querían evitar. Alejandro Coloma, otro amigo de Mainar, ha subrayado que Grima era un 'tirano' y ha dejado claro que no va a cambiar su opinión porque haya muerto, al tiempo que ha insistido en que nunca sospechó del ahora único acusado, ya que nunca le oyó amenazar al alcalde.

También ha declarado hoy la ex mujer de Santiago Mainar, Maria Rosa Otal, quien no conocía el enfrentamiento de Miguel Grima y su ex marido porque ella se fue de Fago en el año 1992, pero ha dicho que el único acusado es una persona con 'las ideas muy claras de lo que quería ser y quería conseguir. Inteligente, activa y no rencorosa'.


El abogado Marcos García Montes, que defiende al guarda forestal Santiago Mainar, ha reiterado que el juicio por este crimen debería haberse celebrado con jurado popular y no profesional. García Montes ha sugerido que el Tribunal Constitucional podría posicionarse en este sentido.

Muchos juristas, asegura, le han llamado preguntándole cómo es que la vista oral 'no era por jurado'. Ha dicho no entender por qué hubo un cambio de criterio en el momento en el que se califica por parte del fiscal y ha reconocido que le genera 'una preocupación tremenda', aunque ahora 'la pelota' está en el Tribunal Constitucional y 'podemos llegar al absurdo de que se celebre este juicio y ganemos o perdamos diga (el TC), de aquí a un año, que tiene que ser por jurado'.