Público
Público

Los hermanos Brownlee se exhiben y Gómez Noya conserva el liderato

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los hermanos Brownlee se exhibieron hoy, sábado, en la prueba del Mundial de triatlón disputada en la Casa de Campo de Madrid, que ganó el mayor de los ingleses, Alistair, por delante de Jonathan, en una carrera en la que el español Javier Gómez Noya fue tercero y mantuvo el primer puesto del campeonato.

Gómez Noya, doble campeón del mundo y que defiende esta temporada la corona capturada el año pasado en la Gran Final de Budapest, entró líder en Madrid tras haber ganado la primera prueba, en Sydney (Australia), donde el menor de los Brownlee también fue segundo.

El gallego advirtió que los británicos serían sus principales rivales en la capital española y sus predicciones se hicieron realidad. Puso todo lo que tenía, pero los Brownlee -con los que impuso el salvaje ritmo en bici que rompió la carrera- fueron superiores. Y al final, Alistair, campeón mundial en 2009 y que a finales de mes defenderá su título europeo en Pontevedra, impuso su rango, logrando su tercera victoria consecutiva en Madrid.

El ruso Dmitry Polyanski fue el primero en salir de las aguas del lago del bosque madrileño, al que se dieron dos vueltas para completar los primeros 1.500 metros. Y, como era de esperar, nada más completarse la primera transición, los Brownlee apostaron por su habitual táctica nada más arrancar el tramo ciclista, aprovechando su dureza, con ocho giros y otras tantas subidas a la cuesta del Teleférico, de unos 400 metros y con un doce por ciento de desnivel.

Gómez Noya se sumó a una estrategia sobradamente conocida por el grueso de los competidores, que sabían que si querían optar a los puestos de honor, debían estar muy atentos a un tirón inicial que sirvió para hacer la primera selección, un grupo de catorce que pronto se quedó en docena.

En el que viajaban, junto a Noya y los Brownlee, otras figuras de la talla del francés Frederic Belaubre, el propio Polyanski y sus compatriotas Alexander Brukhankov e Ivan Vasiliev; así como el campeón olímpico alemán Jan Frodeno y su paisano Maik Petzold.

Por detrás, entre el primer grupo y el pelotón, pedaleó durante un buen rato Iván Raña, primer campeón mundial que tuvo España -y único, junto a Gómez Noya en lograr esa proeza-, que se las vio y se las deseó un buen rato junto al japonés Hirokatsu Tayama.

El trabajo de los ingleses y de Noya dio sus frutos y los doce de cabeza llegaron a la segunda transición con 1:30 de ventaja.

A partir de ese momento, todo apuntaba a la crónica de un duelo anunciado, porque nada más bajarse de la bici, los Brownlee y el doble campeón mundial español enchufaron la directa y se despidieron del resto, dejando bien claro cuál sería la composición del podio.

Sin embargo, pronto saltó a la vista que la victoria sería una cuestión puramente familiar: antes de completarse la primera de las cuatro vueltas al circuito pedestre (10.000 metros), Gómez Noya ya no pudo aguantar el endiablado ritmo de los británicos.

Alistair tiraba de Jonathan y ambos sobrepasaron el ecuador del último segmento con medio minuto respecto a Gómez Noya y 43 segundos sobre Brukhankov, aproximándose peligrosamente al astro gallego. A falta de un último giro, la diferencia creció. Noya estaba 43 de los Brownlee, pero, al menos, percibió que el ruso se quedaba.

Y ahí se acabo la sociedad fraternal: Alistair tiró de jerarquía, a falta de dos kilómetros dejó atrás a su hermano y voló hasta meta, donde celebró su tercer triunfo consecutivo en la capital de España.

Con tal suficiencia, que se permitió el lujo de cubrir el último tramo de la recta final caminando y saludando al público. Esperó a 'Jonny' y se abrazó a él, antes de cruzar primero la meta, con un tiempo de una hora, 51 minutos y seis segundos.

Gómez Noya, cuyo principal objetivo esta temporada es el Europeo de Pontevedra -donde reside- se conformó con mantener el liderato del Mundial tras firmar el tercer puesto, a 44 segundos de Alistair.

El balear Mario Mola fue el segundo mejor español, con una meritoria decimosexta plaza, a 2:38 de Brownlee; y Raña entró el 41, a cuatro minutos del inglés, mientras que el madrileño Ramón Ejeda se tuvo que retirar en el segmento ciclista.

Mañana, domingo, a las dos y media de la tarde (12.30 GMT) y asimismo con un cartel de lujo, se disputará, con idéntico recorrido, la prueba femenina, a la que llega líder la canadiense Paula Findlay, por delante de la chilena Bárbara Riveros y con la guipuzcoana Ainhoa Murúa en cabeza del equipo español.

Adrian R. Huber