Público
Público

Los Hermanos Musulmanes participarán en las elecciones egipcias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los Hermanos Musulmanes, el principal grupo opositor egipcio, anunciaron hoy que participarán en las elecciones parlamentarias de noviembre, uniéndose así a los principales grupos laicos que ya habían declarado su disposición a concurrir a los comicios.

"El Consejo Consultivo (de los Hermanos) tomó la decisión de participar en las elecciones parlamentarias de 2010 con un número igual al 30 por ciento de los escaños de la cámara baja", comunicó hoy en una rueda de prensa el guía general de este grupo islámico, Mohamed Badia.

Con esta decisión, tomada por el 98 por ciento de los miembros del órgano legislativo de la asociación -según su máximo líder-, los Hermanos se unen a los partidos Al Wafd, Al Tagamu y Al Naseri, que ya habían anunciado que tomarían parte en la carrera electoral.

Por otra parte, el anuncio supone un duro revés para los intentos de boicotear los comicios que estaba liderando el premio Nobel de la Paz egipcio Mohamed el Baradei, cuya postura ha sido secundada únicamente por algunos pequeños partidos como Al Gad o el Frente Democrático.

Al Baradei había instado a todas las fuerzas políticas a no tomar parte en las legislativas después de que el régimen desoyera sus llamadas a la introducción de reformas democráticas, a la supervisión judicial de los comicios y a la participación en los comicios de los egipcios expatriados.

Con su participación, los Hermanos esperan repetir los resultados de las elecciones de 2005 en las que se hicieron con una quinta parte de los escaños, explicó uno de los portavoces de la asociación, Saad al Katatni, en la sede de su grupo parlamentario.

De este modo y como se desprende de las palabras de Badia, esta asociación políticamente reformista y socialmente ultraconservadora presentará alrededor de 152 candidatos, un número similar al de las pasadas elecciones de 2005, cuando concurrieron con 161 aspirantes.

Pero antes de hacer el anuncio definitivo de los nombres, intentarán coordinarse con el resto de partidos y candidatos independientes en todas las provincias de país, en busca de un frente común para evitar el fraude y combatir la corrupción, según Badia.

El ministro egipcio del Interior, Habib al Adli, ya amenazó recientemente a los Hermanos Musulmanes con tomar medidas contra ellos si se presentan a las elecciones como grupo.

"Los miembros de la asociación prohibida (los Hermanos Musulmanes) se presentan a las elecciones como candidatos independientes; si alguno de ellos se presenta en calidad de miembro de esa asociación se aplicará sobre él la ley", dijo el pasado mes de septiembre Al Adli.

Para evitar los escollos legales, los Hermanos, prohibidos desde 1954 aunque semitolerados y que se definen como un órgano civil levantado sobre referencias islámicas, concurren siempre a los comicios como independientes.

Sin embargo, en estas elecciones tendrá que lidiar con nuevas disposiciones legales ya que los comicios de 2010 serán los primeros que se celebran tras la reforma de la Constitución de 2007, en la que se prohibió expresamente mezclar política y religión.

El ministro de Asuntos Legales, Mufid Seihab, pronosticó a finales del mes pasado que los Hermanos Musulmanes obtendrían una representación menor en esta cita electoral.

Su representación "se corresponderá con el verdadero tamaño del grupo", afirmó Seihab en unas declaraciones recogidas por el diario estatal "Al Ahram".

Tras los sorprendentes resultados obtenidos por los Hermanos en las elecciones de 2005, las autoridades egipcias indicaron que esos comicios no habían reflejado fielmente la voluntad del pueblo y que el éxito de la agrupación islamista no era fruto de su peso político, sino del fracaso de las fuerzas laicas.

Badia insistió hoy ante más de medio centenar de periodistas sobre que la decisión de participar responde a "la necesidad de que el pueblo haga uso de sus derechos constitucionales y legales y para hacer frente a los corruptos y evitar que éstos se adueñen de la escena política sin rendir cuentas".

El líder opositor, que instó a respetar las decisiones de todos los partidos, llamó también a todas las fuerzas políticas a unirse para combatir la corrupción y la opresión.

Asimismo, convocó a los ciudadanos, a la sociedad civil y a sus militantes para luchar con todos los medios legales y pacíficos a su alcance contra la corrupción y el fraude electoral.

Al régimen egipcio le pidió que "cumpla con su responsabilidad de dirigir las elecciones y que prime el interés nacional frente a los estrechos intereses (del régimen)".