Público
Público

El hielo del Kilimanjaro podría desaparecer en 2033

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El hielo de la montaña más alta de África podría derretirse en un plazo de 13 a 24 años, destino que el Kilimanjaro comparte con otros glaciares del continente, según un estudio hecho público el lunes.

Un grupo de investigadores ubicados en Estados Unidos señalaron que los glaciares del Kilimanjaro, el volcán cubierto por nieve de Tanzania que atrae a 40.000 visitantes al año, podrían desaparecer.

"Hay una fuerte posibilidad de que los campos de hielo desaparezcan en una década o dos si las condiciones actuales permanecen", afirmó el estudio, publicado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

La investigación culpa a las temperaturas más cálidas provocadas por el cambio climático y a las condiciones más secas, con menos nubes que en el pasado.

"Las condiciones climatológicas que actualmente conducen a la pérdida de los hielos del Kilimanjaro son claramente únicas en una perspectiva de 11.700 años", aseveró el estudio, que agregó que la montaña perdió el 26 por ciento de su cobertura de hielo entre 2000 y 2007.

A 5.896 metros de altura, el Kilimanjaro es una de las mayores atracciones turísticas de este país del este de África, ofreciéndole a los turistas una mezcla de un ambiente tropical y uno glacial en sólo cinco días de escalada.

Recauda unos 50 millones de dólares estimados anualmente. El turismo es la principal fuente de divisas en este país pobre, con ingresos de 1.220 millones de dólares en 2008.

"La pérdida de los glaciares tendrá un impacto negativo en el turismo del este tropical de África", comentó Thompson en un correo electrónico a Reuters.

Hogar de elefantes, leopardos y búfalos, además de grandes vistas del Valle Rift, el Kilimanjaro es conocido como "el techo de África" y fue escalado por primera vez por un europeo, Hans Meyer, hace 120 años.

Aunque su cresta Kibo se eleva por encima de las nubes, puede ser alcanzado con poco más que un bastón y algunos jadeos.

"La pérdida de los glaciares es un indicador del cambio climático que ocurre en esta región, que no sólo impacta a los glaciares en la cumbre, sino a los patrones climáticos que llevan la lluvia a las laderas bajas", declaró Thompson.