Publicado: 24.01.2014 20:19 |Actualizado: 24.01.2014 20:19

Hillary Clinton recibe el apoyo del Super PAC que encumbró a Obama de cara a las elecciones de 2016

La ex secretaria de Estado todavía no ha manifestado su intención de presentarse como candidata demócrata 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

‘Priorities USA’, el principal grupo de acción política -‘Super PACs’, como se conocen en EEUU- para campañas electorales de los demócratas, ha manifestado recientemente su intención de apoyar formalmente a Hillary Clinton para una posible candidatura en 2016, según informó hoy el diario The New York Times.

Los Super PACs son instituciones muy comunes en el juego político estadounidense. Se trata de grupos de recaudación de fondos que apoyan a un candidato a las elecciones generales a través de donantes privados cuyas aportaciones no tienen por qué tener límite alguno.

En los anteriores comicios estadounidenses, la campaña de ‘Priorities USA’ fue esencial para que Barack Obama renovase su mandato. Lo que hoy llama la atención es la temprana noticia de apoyo a la ex secretaria de Estado, cuando todavía faltan dos años para las próximas elecciones.

Aunque el apoyo popular de Clinton ha subido recientemente, ella no ha manifestado aún su intención de postularse como candidata a la presidencia de Estados Unidos.  Sin embargo, para muchos norteamericanos, ella es la gran favorita. "Creo que los números muestran de manera muy clara que es la candidata presidencial con mayor fuerza del lado demócrata, y ‘Priorities USA’ va a estar con ella si decide postularse", dijo Jim Messina, director de la campaña de reelección de Obama en 2012 y ahora co-presidente del Super PAC, junto con la ex Gobernadora Jennifer M. Granholm.

Además, cuenta con el apoyo de ‘Ready for Hillary’, otro comité de acción política integrado por entidades independientes a su círculo más cercano y que se formó nada más abandonar ella el Departamento de Estado, hace casi un año.

Sin embargo, Priorities USA está pidiendo donaciones de más de un millón de dólares para asegurarse la ventaja en la campaña publicitaria ante cualquier ataque por parte del Partido Republicano.