Público
Público

'Hispania' pudo con Belén Esteban

Telecinco exprimió a su 'musa' hasta terminar aburriendo a la audiencia, que prefirió pasarse a la serie de Antena 3

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Telecinco le quiso montar anoche un Tengo una pregunta para usted a Belén Esteban, pero tuvieron que hacerlo con algunas variantes para no meterse en líos con TVE, propietaria de los derechos del formato original, cedidos por la tele pública francesa.

Así, la productora de Sálvame o La Noria incorporó a la batería de preguntas del público una 'mesa de sabios' donde sentaron a la crítica televisiva y ex abogada, Rosa Belmonte, a la ex reina de las mañanas, María Teresa Campos y a Alfonso Rojo, ex marido de Ana Rosa Quintana y ex reportero de guerra con enormes dotes creativas. Demasiadas equis para una ecuación tan básica.

España preguntó casi de todo a la Esteban: por sus fantasías sexuales, por su deterioro físico -¡esa nariz!-, por sus últimos cuernos, por el Papa de Roma, por su padre (el de la Esteban, no el de Ratzinger), por el matrimonio gay, por su trabajo en Telecinco, por su relación con Jesulín, por su hija Andreíta, por los inmigrantes y hasta la tabla del nueve ('Nueve por cuatro, treinta y siete', de puta madre, tía).

'Si mi Andrea fuera lesbiana me tendría que jorobar y aguantar'Belén Esteban lo respondió casi todo, y casi todo lo respondió mal: 'Tengo gente en casa que es de fuera y estoy encantada' (Inmigración) o 'Si mi Andrea fuera lesbiana me tendría que jorobar y aguantar' (Homosexualidad). También insistió en su condición de persona normal, en sus deseos de abandonar la televisión dentro de un tiempo y en su carácter humilde, que ayer parecía ser la pauta interpretativa dominante de su intervención. Un coñazo.

Al tiempo, el trío de tacañones intelectuales que habían sentado en la mesa del programa hacía lo que podía para ganarse el jornal; Rojo incluso tomaba notas y analizaba la sinceridad del discurso de la Esteban con un rigor propio de sus intervenciones como tertuliano en Intereconomía. Mientras que María Teresa Campos trataba de jugar a la contra con escaso tino y Rosa Belmonte, en fin,... Rosa Belmonte.

Jorge Javier Vázquez, que empezó la noche como moderador del engendro y la terminó como animador de un bodrio aburridísimo que no daba más de sí, intentó elevar la tensión de un programa en caída libre, sin interés, pies, cabeza o corazón.

Vázquez hizo lo que pudo, e incluso se postuló como próximo protagonista de otro 'España pregunta...' que, afortunadamente, nunca llegaremos a ver. Porque si las primeras partes nunca fueron buenas, las segundas no las quiero ni imaginar.

Anoche, España preguntó, Belén Esteban respondió y la audiencia tuvo la última palabra: 15% de 'share' para la princesa del pueblo, 25,8% para Hispania, en Antena 3. Que viva la República... incluso la romana.