Público
Público

El hispanista Michael Jacobs convierte Frailes en el "Macondo español"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El hispanista Michael Jacobs (1952) ha convertido el pueblo jiennense de Frailes, donde vive desde 1998 y donde ha escrito buena parte de su obra, en "el Macondo español", en frase del historiador Paul Preston que él celebra con risas durante la entrevista con Efe por la publicación de "La fábrica de la luz".

"La fábrica de la luz" (Ediciones B) es el título del libro autobiográfico que, con prólogo de Paul Preston, ha sido traducido al español y que Jacobs presentó en Londres en 2004, en una ceremonia en la que se bebió vino de Lopera, otro de los pueblos de Jaén que salen en este libro y por los que este autor británico, que en nada quiere parecerse a un antropólogo, siente veneración.

El título se debe a una fábrica de las afueras de Frailes, a la luminosidad de Andalucía, al cine de Frailes llamado "España" y abandonado desde hace años, pero que Jacobs consiguió reabrir para, como se cuenta en el libro, proyectar el que fue el gran éxito de esa sala, "El último cuplé", para lo cual invitó a Sara Montiel, que acudió gustosa ante la incredulidad de los vecinos.

Manolo 'El Sereno' le explicó a Sara Montiel que cuando se estrenó la película en Frailes, "ríos de semen corrieron por la sala", una imagen que la actriz manchega supo celebrar, según explicó Jacobs, quien aseguró que 'El Sereno', analfabeto hasta los veinte años, autodidacto y amigo de escritores como Juan Eslava Galán, es el protagonista de "La fábrica de la luz".

Otros personajes reales del libro son 'El Tirapeos' o 'El Follao', si bien Jacobs aseguró que no ha tratado de hacer antropología, para que su obra se lea como una novela: "Por eso no he abundado en la zoofilia, ni en la burra de Domingo, para visitar a la cual había una cola de hombres, que se subían a una caja de Coca-Cola...".

"El libro es una carta de amor al pueblo de Frailes; aunque se lea como una novela todo lo que cuenta es verdad; he contado lo importante de lo fantasioso en el mundo cotidiano, siempre desde el realismo", aclaró el autor, quien destacó las cosas raras que suceden en Frailes, como que la mayoría de los hombres se llamen "Custodio" y algunas mujeres se llamen "Custodia".

Todo en honor del "santo Custodio", curandero muy beato de los años cincuenta que carece del reconocimiento de la Iglesia pero al que el pueblo de Frailes ha subido a los altares y por el que, en el episodio que culmina el libro, se interesó mucho Sara Montiel en su visita al Cine España -"igualito que el Cinema Paradiso", según Jacobs-.

Otra visita ilustre a Frailes en busca de Jacobs fue la del escritor holandés Ces Noteboom, mientras que el escritor palestino Edward Said le escribió anunciándole la suya, que su muerte impidió.

"De lo más raro que me ha pasado en Frailes es que tras un año y medio sin llover escuché en el pueblo que si se cantaba muy mal llovía, de modo que me fui a un cortijo alejado y me puse a cantar canciones medievales italianas a voz en grito: Estuvo lloviendo varias semanas sin parar", contó Jacobs.

Según confesó, lo mejor que hizo al llegar al pueblo fue instalarse en la pensión que había encima de la única discoteca de Frailes, de 1.500 habitantes, porque de día escribía y de noche hablaba con los clientes de la discoteca, "sobre todo con los borrachos".

En su primera visita al pueblo, en 1998, un grupo de mujeres fue a recibirlo con trajes típicos para hacerle los honores, al ser el único inglés de la comarca, entonces Jacobs se prometió volver a un pueblo tan hospitalario.

A la pregunta de si piensa permanecer mucho tiempo en Frailes, contesta: "Me quedaré muchos años, si no me echan cuando lean el libro".

En su anterior libro "De la Alhambra a Tombuctú" (Almuzara), Jacobs tira por tierra la visión de los viajeros románticos, mientras que en "Recuerdos y esperanzas", título que remite a Machado y que espera que sea traducido en breve da una visión de España "ni romántica, ni de la España del 92, de ninguno de los dos extremos".

En Gran Bretaña sus libros son bien recibidos, pero él matiza: "Los ingleses quieren una visión tópica de España, y ése es mi problema"; mientras que el ex baterista de "Génesis" Chris Stewart, autor del 'best-seller' "Entre Limones", ha dicho de "La fábrica de la luz" que "es el libro que debería haber escrito, pero ese granuja de Michael Jacobs se me adelantó".