Público
Público

La historia del clima fuerza a la acción... décadas después

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex presidente de Estados Unidos Lyndon Johnson y la ex primera ministra británica Margaret Thatcher ya hicieron sombrías advertencias sobre el calentamiento mundial hace décadas, pero las evidencias convincentes para actuar no empezaron a acumularse hasta hace unos años, según expertos.

Una conferencia de la ONU que reunirá a 190 países en Copenhague en diciembre debe acordar un nuevo pacto mundial para recortar las emisiones de gases de efecto invernadero para frenar un aumento en las temperaturas que evite inundaciones, sequías, incendios forestales o el aumento del nivel de los mares.

Los científicos saben desde hace un siglo que los gases de efecto invernadero, procedentes por ejemplo de la quema de combustibles, pueden calentar el planeta. Sin embargo, la mayoría de los expertos dicen que las pruebas al respecto eran escasas hasta aproximadamente la pasada década.

"No creo que (la reacción del mundo) fuera demasiado lenta, creo que tenemos una base sólida para actuar ahora", dijo Yvo de Boer, responsable del Secretariado para el Cambio Climático de la ONU. "Los escépticos ya no están descarrilando el proceso".

De Boer subrayó que no fue hasta 1995 cuando el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU acusó a la humanidad del calentamiento mundial, diciendo con cautela que "el balance de evidencias sugiere una influencia humana discernible sobre el clima mundial".

"En los últimos años hemos conseguido avanzar años luz más allá de ese" nivel de certidumbre, dijo a Reuters durante el encuentro sobre el próximo tratado de la ONU que se está celebrando en Barcelona. El panel dice que está al menos un 90 por ciento seguro de que el calentamiento mundial tiene su origen en el hombre.

Aún así, las advertencias se oían ya hace tiempo.

El presidente Johnson dijo en un mensaje al Congreso de Estados Unidos en 1965 que "esta generación ha alterado la composición de la atmósfera a una escala global mediante (...) un incremento continuo del dióxido de carbono por la quema de combustibles fósiles".

Thatcher dijo a la ONU en 1988: "El problema del cambio climático mundial nos afecta a todos y la acción sólo será efectiva si se toma a nivel internacional".

Naomi Oreskes, profesora de Estudios de Historia y Ciencia en la Universidad de California, San Diego, dijo que era inevitablemente difícil aceptar que los seres humanos eran culpables.

"No es sorprendente que la gente se haya resistido a la conclusión científica, dado que significa que tenemos que cambiar la fuente de energía que es la base de esencialmente toda nuestra actividad económica", dijo a Reuters.