Público
Público

La historia de una duda vertebra la próxima novela de Pilar Adón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El miedo y sus trampas son los ingredientes principales de la obra de la escritora madrileña Pilar Adón, miedo que atenaza y hace dudar a la protagonista de su próxima novela, aún por terminar, pero que recoge la esencia de "Las hijas de Sara" (2007), relato con el que la escritora se dio a conocer.

Adón, ahora también embarcada en labores de traducción y edición, ha desvelado las claves de su próxima obra literaria en una rueda de prensa previa a su participación en el ciclo "Los martes literarios" de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

La protagonista del próximo libro de Adón permanece encerrada en una casa intentando tomar la decisión correcta, pero el miedo a lo que se puede encontrar fuera la lleva a permanecer recluida en su "refugio".

La escritora ha confesado su fascinación por explorar los entresijos del miedo y de su contrapartida, "el refugio", que para ella es el hogar y la familia, "lugar al que regresamos cuando estamos desamparados", pero que al mismo tiempo nos hace vulnerables "porque nos sobreprotege y nos crea dependencia".

"Cuanta más seguridad se nos impone, más miedo tenemos del otro y más tendemos a anclarnos en nuestro refugio. Es un círculo vicioso del que es difícil salir", ha explicado Adón, que ha considerado que es el miedo lo que mueve el mundo.

Este círculo vicioso no sólo se plasma en las vivencias personales, sino también a nivel social, y eso es lo que ha sucedido en el mundo, según Adón, tras los atentados del 11-S y el 11-M y lo que está ocurriendo ahora con la pandemia de gripe A.

Pese a su dificultad para tomar decisiones -según ha reconocido-, Adón ha defendido que escribir una novela es una toma constante de decisiones sobre hacia dónde van los personajes y ha asegurado que ella no puede abordar sus novelas sin tener claro el comienzo y el final de las mismas.

"No entiendo a los escritores que dicen que sus personajes se les rebelan y toman su propio camino", ha añadido.

Entre los personajes de Adón predominan las mujeres, pero ella rehúsa calificar su obra -y la de otras autoras de su generación como Espido Freire, Clara Usón o Elena Morales- como "literatura femenina", porque no cree que la literatura haya que juzgarla por el sexo de quien la escribe, sino por su calidad.

Según ha comentado, la elección de protagonistas femeninas se debe a que ella, como mujer, sabe cómo siente una mujer y eso lo extrapola a sus personajes, pero se ha mostrado segura de que un hombre sentiría miedo exactamente igual. EFE

sga/jmr/jmi