Público
Público

Un historiador recauda dinero en Twitter para rescatar la catedral de Puebla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un historiador mexicano de la ciudad de Puebla utiliza las redes sociales del siglo XXI para financiar la restauración del acervo de la catedral de esta localidad mexicana levantada en el siglo XV y que ha sufrido los avatares del tiempo.

Mediante tuits que escribe en español, francés, italiano, inglés y portugués, el historiador Alejandro Montiel Bonilla está desarrollando una campaña mundial para recaudar fondos destinados a la catedral de Puebla, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987.

"Es una acción local, pero los lectores son mundiales", dijo a Efe Montiel.

Desde su cuenta @montielbonilla, el historiador ha logrado recaudar ya más de 350.000 pesos (unos 20.000 euros) desde que comenzó su campaña para promover el valor cultural e histórico del monumento, tuiteando con el lema #SalvemosCatedraldePuebla.

El acervo de esa catedral está considerado por las autoridades eclesiásticas y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) como el mayor de Latinoamérica. Incluye pinturas, retablos, textos, libros y herrerías, todo ello en un visible deterioro.

Mediante su campaña, el historiador se dedica a recaudar fondos a cualquier hora del día, pidiendo a políticos, funcionarios y artistas que se sumen a sus esfuerzos para rescatar los bienes de la catedral de Puebla.

"Lo que hago es decir: 'Yo, porque estoy enamorado de la catedral, dono 20.000 pesos de mi dinero, para salvar siete libros del coro y con eso hagamos un fondo'", relata Montiel Bonilla, hasta el año pasado secretario de Cultura del Gobierno de Puebla.

A pesar de que muchos tuiteros califican su iniciativa como de "religiosa" y cuestionan que promueva el uso de recursos públicos para la restauración de un monumento religioso, nueve legisladores y un secretario de Estado, a título personal, ya han cedido dinero en diferentes emisiones.

Aunque comenzó como una campaña espontánea en Twitter, posteriormente tomó forma de un programa oficial con metas concretas, la primera de las cuales es restaurar siete libros del coro de la catedral para elaborar un catálogo digital.

La colección completa comprende 118 tomos que documentan el repertorio de música eclesiástica compuesta de forma exclusiva para la catedral de Puebla y que permanece guardada desde hace tres siglos.

El padre rector de la catedral de Puebla, Francisco Vázquez, dijo a Efe que en los depósitos del templo hay unas cinco mil cajas de textos, pinturas, libros y artículos que documentan la historia de Puebla, incluso de México, en los últimos tres siglos.

Pero también lamentó que no haya recursos para clasificar y restaurar todo este material.

"Definitivamente, el día que se abran los archivos de la catedral de Puebla, grandes partes de la historia de México serán dadas a conocer con datos reales, sobre alianzas económicas y de largo plazo entre oligarquías o la nobleza indígena. Todo está ahí", apunta Montiel Bonilla.

Para la legisladora local Josefina Buxadé, esta iniciativa se ha dado en un momento oportuno porque los usuarios de las nuevas tecnologías ven en la campaña un ejemplo de organización en beneficio de cualquier otra noble causa.

Buxadé y otros legisladores de distintas fuerzas políticas han hecho su aporte de 20.000 pesos cada uno (unos 1.000 euros) para participar esta campaña, al igual que el secretario de Educación Pública del Gobierno de Puebla, Luis Maldonado, quien prometió asumir el costo de la restauración de dos libros del Coro, el cual se estima entre 40 y 45.000 pesos por cada uno.

Aunque la campaña únicamente se realiza a través de Twitter, algunos ciudadanos se han interesado en contribuir con botes de pintura, galones de impermeabilizante, horas en mano de obra y otros insumos básicos que, a decir del iniciador de este movimiento, Alejandro Montiel, "han rebasado sus expectativas, pero han incrementado su ánimo".

Una vez alcanzada la primera meta de restaurar los siete libros del Coro, la idea que Montiel Bonilla ambiciona es rescatar la colección musical completa.

Después, quizá, organizar la restauración de la obra pictórica por autor, clasificar los documentos y libros, remozar paredes y retablos bañados en oro de 24 kilates y arreglar los marcos del siglo XVI y VXII que ha devorado una plaga de polillas.

A pesar de que el propio historiador reconoce que es una tarea inmensa, todos los días pide a sus 708 seguidores en twitter que ayuden a divulgar a través de sus cuentas personales esta campaña que, al menos en París, ha logrado llamar el interés de algunos estudiantes de lenguas clásicas.