Público
Público

Histórico día en Francia: primera boda gay

El enlace, que se celebrará en Montpellier, estará protegido por un fuerte dispositivo policial de cerca de 100 agentes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La primera boda entre dos personas del mismo sexo en Francia se celebra este miércoles, pocos días después de una nueva manifestación multitudinaria de opositores al matrimonio gay.

Dos hombres se casarán el miércoles en la ciudad francesa de Montpellier,Vincent Aubin y Bruno Boileau, que llevan seis años juntos desde que se conocieron a través de un foro sobre música en Internet, intercambiarán sus votos en el ayuntamiento de la ciudad ante el alcalde, familiares, amigos y quienes quieran acudir a felicitarlos hasta completar la sala.

'Esperamos que sea para siempre, pero si alguna vez se termina, seremos iguales que cualquier otra pareja casada en ese lío', dijo Aubin, en una de las múltiples entrevistas con medios locales antes del gran día.

A pesar del fuerte apoyo a la reforma en Montpellier, que se jacta de ser la ciudad más amistosa con los homosexuales de Francia, las autoridades descartaron los planes de emitir la ceremonia en directo en una pantalla ggante en la plaza por temor a que los detractores pudieran arruinar las celebraciones. Para no convertir la plaza frente al ayuntamiento en una zona vallada y con una fuerte seguridad, el acontecimiento será retransmitido online por la página web del ayuntamiento.

'Es un momento estresante para Vincent y Bruno. Hay gente que intentará marcar este día simbólico con palabras de odio', dijo Elodie Brun, coordinadora de la Asociación del Orgullo Gay local, que dirige Aubin.

Brun será testigo en la boda, prevista para las 5:30 p.m. (15:30 GMT), y firmará en el primer registro matrimonial para personas del mismo sexo en una nación predominantemente católica pero muy vinculada con la separación entre Iglesia y Estado. Respaldada por una ligera mayoría de franceses y festejada por los hombres y mujeres homosexuales cuando entró en vigor este mes, la ley que convierte a Francia en el país número 14 en permitir las bodas gays ha provocado protestas en la calle por parte de conservadores, católicos y ultraderechistas.

Frigide Barjot, una cómica que dirige el movimiento contra el matrimonio homosexual, ha instado a sus seguidores a permanecer alejados de la boda del miércoles y expresó su preocupación por los ultraderechistas que han lanzado ladrillos, botellas y petardos durante las marchas. El domingo, un manifestación masiva en Francia estuvo marcada por la violencia. 'Prohíbo a los militantes que vayan a protestar a Montpellier', dijo Barjot a Reuters TV después de que manifestantes con cascos golpearan a un fotógrafo de prensa en una marcha contra la reforma el domingo en París. 'No protestéis contra gente que se quiere, de otro modo este movimiento se convierte en homofóbico', dijo.

El ministro francés del Interior, Manuel Valls, prometió endurecer las penas por comportamientos homofóbicos, y citó un aumento en el número de amenazas contra homosexuales en los foros de extrema derecha en Internet. '¿Por qué necesitamos endurecer la seguridad? Porque hay amenazas', dijo al canal de noticias i-Tele. 'Es probable que tengamos que endurecer las penas por discurso y comportamiento homofóbico en la ley'.

Los organizadores de la boda en Montpellier, una ciudad bohemia con una universidad medieval, no están corriendo riesgos. Unos 100 gendarmes y policías fueron desplegados para acordonar cualquier protesta potencial. Unas decenas de miembros del público podrán entrar en la sala con 500 asientos y sentarse junto a los invitados y docenas de periodistas que acudirán a la boda del año en el nuevo y futurista ayuntamiento de Montpellier, construido con cristal azul.

Aubin, de 40 años, y Boileau, de 29, fueron la primera pareja homosexual en registrarse para casarse mientras el presidente socialista François Hollande sacaba adelante la ley que garantizaba el matrimonio y los derechos de adopción, que va más allá de las normas existentes para uniones civiles.