Público
Público

Tras el histórico triunfo, Obama mira al futuro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por John Whitesides

El estadounidense Barack Obama pasó el miércoles de la euforia de una victoria histórica en la carrera por la Casa Blanca al considerable desafío de liderar un país sumido en dos guerras en el extranjero y en una profunda crisis económica.

El día después de arrasar en los comicios que le convirtieron en el primer presidente negro electo en la historia de Estados Unidos, Obama se enfrentaba a la tarea de formar rápidamente un gabinete y definir sus prioridades para cuando asuma el cargo el 20 de enero.

"El camino por delante será largo. Nuestro ascenso será empinado. Puede que no lleguemos ahí en un año o quizás en un mandato, pero Estados Unidos nunca ha tenido tanta esperanza como en esta noche de que llegaremos ahí", dijo Obama ante unos 200.000 seguidores congregados en un parque en Chicago a última hora del martes.

Obama llevó a los demócratas a una aplastante victoria que amplió las mayorías en ambas cámaras del Congreso e implica un fuerte repudio a los ocho años de liderazgo del presidente republicano George W. Bush.

Los seguidores del nuevo presidente celebraron en las calles de todo el país, pero Obama tiene poco tiempo para disfrutar del triunfo.

Una vez en el cargo, se enfrentará a la presión de cumplir con sus promesas electorales y resolver una larga lista de problemas.

Obama prometió retirar las tropas estadounidenses de Irak en los primeros 16 meses de su mandato y reforzar el número de soldados en Afganistán, pero su primera tarea será superar la crisis financiera que afecta al país, la peor desde la Gran Depresión de 1929.

Líderes mundiales se reunirán en Washington el 15 de noviembre en una cumbre sobre la crisis global. La Casa Blanca dijo que no espera que el presidente electo concurra, pero Obama aún no se ha manifestado sobre el tema.

Informes divulgados el miércoles mostraron que el mercado laboral privado se deterioró rápidamente en octubre y el sector servicios se contrajo agudamente, poniendo de relieve los desafíos económicos para Obama.

Bush dijo que había hablado con Obama para felicitarle por la "impresionante victoria" que representaba un "sueño cumplido" en materia de derechos civiles. El presidente se comprometió a cooperar en la transición.

"Durante este tiempo de transición, mantendré informado al presidente electo de importantes decisiones", dijo el mandatario.

Se espera que Obama nombre rápido puestos clave como los secretarios del Tesoro y de Estado.

Según se informó, Obama pidió a Rahm Emanuel, un congresista demócrata por Illinois que trabajó con el ex presidente Bill Clinton, que sea su jefe de gabinete.

Fuentes demócratas señalaron que se esperaba que Emanuel aceptara el cargo.

UNA MAÑANA TRANQUILA

La primera mañana de Obama como presidente electo transcurrió entre tareas cotidianas. Desayunó en su hogar de Chicago con sus dos hijas y después se dirigió al gimnasio. Planeó luego pasar por la oficina central de su campaña para agradecer el trabajo a su equipo.

El triunfo de Obama, hijo de un padre negro procedente de Kenia y de una madre blanca de Kansas, sobre su rival republicano John McCain marca un hito que podría ayudar a Estados Unidos a superar su larga batalla contra el racismo.

La secretaria de Estado Condoleezza Rice reflejó la alegría de muchos estadounidenses negros, llamando a Obama "inspirador" y alabando al país por su habilidad para sorprender.

"Como afroamericana estoy especialmente orgullosa, porque este es un país que ha hecho un largo camino en términos de superar las heridas y no hacer de la raza un factor determinante en nuestras vidas", dijo Rice a periodistas.

"Ese trabajo no está hecho, pero lo de ayer fue obviamente un paso adelante", agregó.

Obama ganó al menos 349 votos del Colegio Electoral, cuando aún falta terminar el conteo en dos estados cuyos resultados están demasiado ajustados como para determinar un ganador. Con el 96 por ciento de los votos populares contabilizados, el candidato demócrata ganaba con un 52 por ciento, frente al 46 por ciento de McCain.

Los demócratas ganaron al menos cinco escaños adicionales en el Senado y unos 20 más en la Cámara de Representantes, lo que les da una mayoría dominante en el Congreso y refuerza el Gobierno de Obama. Aún quedaban por decidirse cuatro asientos en el Senado.

"Esta es una gran noche. Es una noche increíble", dijo el representante John Lewis, de Georgia, quien fue brutalmente golpeado por la policía en el estado de Alabama durante una manifestación por los derechos civiles en la década de 1960.