Público
Público

Hitzfeld espera que su éxito personal ayude a Suiza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ottmar Hitzfeld, uno de los entrenadores más exitosos del fútbol europeo a nivel de clubes, quizás tenga que bajar un poco sus altas expectativas cuando debute en una Copa del Mundo.

El técnico alemán de 61 años ganó siete títulos de la Bundesliga con el Borussia de Dortmund y el Bayern de Múnich y una Liga de Campeones con cada uno de estos equipos, convirtiéndose en uno de los dos entrenadores que ha ganado el máximo trofeo europeo de clubes con dos equipos distintos.

Suiza, por su parte, nunca ha superado los cuartos de final en un Mundial y la última vez que lo logró fue en 1954, cuando organizó el torneo.

Sin embargo, este antiguo profesor de matemáticas rechazó con vehemencia la sugerencia de que su equipo no pueda hacer cosas importantes en Sudáfrica y espera que su éxito personal le ayude a conseguir éxitos con Suiza.

"Todavía estoy con hambre de triunfos. Aún odio las derrotas, todavía deseo las victorias, no hay sustituto para una victoria", dijo a Reuters en una entrevista reciente. "Las expectativas de Suiza para la Copa del Mundo son muy altas".

Hitzfeld ha estado vinculado a Suiza desde hace mucho tiempo. Nació cerca de Basilea, en el lado alemán de la frontera, habla el dialecto suizo, pasó gran parte de su carrera como jugador en ese país y también comenzó ahí su carrera como entrenador, en 1983.

Quizás no sea sorprendente que un profesor de matemáticas como él prepare los partidos con precisión geométrica, aunque también se puede pensar que la pedagogía le ayuda a encontrar una solución rápida cuando las cosas no van de acuerdo a sus planes.

El alemán no tolera la indisciplina y durante sus primeros días en el Bayern sacó del equipo a Mario Basler tras una salida nocturna y también multó a varios de los mejores jugadores por diversas faltas.

Sin embargo, no es sólo disciplina. Su gestión de los jugadores está considerada generalmente como excelente, tanto que el ex presidente de DaimlerChrysler Jürgen Schrempp lo calificó como un modelo a seguir para los líderes empresariales alemanes.

A pesar de su éxito, la carrera de Hitzfeld ha estado marcada por dos derrotas espectaculares: la caída 2-1 ante el Manchester United en la final de la Liga de Campeones de 1999, con dos goles en los minutos finales, y un 2-1 en casa ante Luxemburgo en las eliminatorias ya al frente de Suiza

Sin embargo, la selección helvética se recuperó del traspié ante Luxemburgo y ganó sus siguientes cinco partidos, anotando dos goles en cada uno. Hitzfeld no podría haberlo planeado de forma más meticulosa.