Público
Público

Hoeness habla de "caza de brujas" contra Ribéry

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Bayern Múnich, Uli Hoeness, considera que tras la persecución judicial de su jugador internacional francés Franck Ribéry hay una caza de brujas y apunta a la tesis defendida por el mandamás del club bávaro, Karl-Heinz Rummenigge, que ve en ello una motivación política.

"Todo este asunto es ridículo y no alcanzamos a entender por qué se ha desatado esa caza de brujas contra él, estamos pasmados", afirmó hoy Hoeness, respecto al proceso abierto contra Ribéry y su compañero, el madridista Karim Benzema, por relaciones sexuales con una prostituta menor de edad.

"Creo que Karl-Heinz Rummenigge no anda tan desencaminado cuando dice que ciertas personas tratan de desviar la atención ante sus propios problemas. Todo eso estaba zanjado antes del Mundial y, de haberse proclamado Francia campeón, no se habría imputado ahora a Ribéry,", argumenta el presidente del Bayern.

Hoeness abunda así en la teoría de Rummenigge de que tras las acusaciones de haber mantenido relaciones sexuales con esa prostituta, Zahia, hay una persecución política.

Rummenigge hizo estas afirmaciones ayer al diario "Bild", que recordó los escándalos e injerencias políticas que rodearon la participación francesa en el Mundial, acrecentadas tras los pobres resultados y prematura eliminación.

En una entrevista hoy a ese mismo medio, Ribéry dice que no teme por su futuro y se deshace en elogios a su esposa y el Bayern Múnich, por su apoyo en tiempos difíciles.

"No, no tengo miedo al futuro ni a mi carrera. Ni en la selección francesa ni en el Bayern. Tampoco el día después a mi comparecencia en un tribunal de París. Porque no incurrí en falta conscientemente. Estoy seguro de que recuperaré la confianza de quienes tal vez dudan de mi", afirma, en declaraciones hoy al popular diario "Bild".

Ribéry sostiene hasta ahora no haber sabido que Zahia tenía 17 años en el momento en que se centran las acusaciones francesas.

A las imputaciones de la justicia francesa podría sumarse las de la alemana, por un viaje que le pagó a Zahia a Múnich. En caso de ser declarado culpable en Alemania, podrían caerle hasta cinco años de cárcel, en lugar de tres, como ocurriría en su país natal.