Público
Público

Hollande, investido como candidato socialista a las presidenciales francesas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Partido Socialista (PS) francés invistió hoy oficialmente a François Hollande como su candidato a las elecciones presidenciales del año próximo, después de imponerse hace una semana en las primarias de esta formación política.

En un acto multitudinario celebrado en París al que asistieron cerca de 4.000 militantes e invitados, Hollande agradeció su investidura y envió mensajes particulares a Martine Aubry, Ségolène Royal, Arnaud Montebourg, Manuel Valls y Jean-Michel Baylet, a quienes se enfrentó en las primarias para representar al Partido Socialista en las presidenciales.

"Todos nosotros hemos abierto una nueva época en la vida política" con estas primarias porque en el futuro todos los partidos tendrán que recurrir a ellas, pese a la resistencia de la derecha, dijo el candidato en un discurso de más de una hora de duración ante un auditorio que contó, entre otros, con los ex primeros ministros socialistas Lionel Jospin, Laurent Fabius y Pierre Mauroy.

Hollande desgranó los ejes básicos de su programa electoral, que se asientan en tres pilares o "pactos": uno relativo a la producción para tener "un crecimiento fuerte", otro educativo porque su "prioridad es la juventud" y un tercero democrático que pasa por que el presidente del país sea "ejemplar" y por reformas como que los extranjeros extracomunitarios puedan votar en las municipales.

Dedicó buena parte de su discurso a criticar al actual presidente de Francia, el conservador Nicolas Sarkozy, a quien reprochó un "optimismo desplazado" en las cumbres internacionales en las que ha participado para hacer frente a la crisis.

"Nicolas Sarkozy ha fracasado durante cinco años, pero pretende ser el único capaz de triunfar. El único capaz de ser presidente con el argumento de que ya lo ha sido", ironizó Hollande.

Recriminó al que se perfila como su gran rival en los comicios de 2012 su falta de resolución de la crisis europea, lo que también atribuyó a la actitud del Gobierno de la canciller alemana, Angela Merkel.

Hollande dio algunas pinceladas de cómo será su política exterior si llega a la presidencia y subrayó la prioridad que le confiere a Europa y su voluntad de "relanzar la construcción europea" porque, en otro caso, "la crisis financiera lo arrastrará todo".

Su receta para esa reconstrucción pasa por que "los países fundadores (de la UE) deberán fijar las tareas del futuro" y el resto decidir en los proyectos en que quieren participar.

Antes de dar la palabra al candidato socialista a las presidenciales, Aubry, quien tras finalizar las primarias retomó su papel de primera secretaria del partido, subrayó: "estamos todos determinados a que ganes".

Hollande venció en la segunda vuelta de las primarias el pasado día 16 al conseguir 1.604.268 votos, casi un 57 %, frente a Aubry (43 %).

En la primera vuelta una semana antes, ambos lograron, con más del 30 % de votos cada uno, sacar de la carrera a Montebourg (17,19 %), Royal (casi 6,95 %) y Valls (5,63 %).

Hollande parte con una ventaja sustancial en los sondeos frente a su gran rival, Sarkozy, quien está en los niveles de popularidad más bajos para un jefe de Estado en ejercicio.