Público
Público

El hombre que dejó entrar a Aminatou

Adolfo García Pinacho es el inspector de Policía responsable del puesto fronterizo del aeropuerto de Lanzarote

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Adolfo García Pinacho es el hombre que dejó entrar a la activista saharaui Aminatou Haidar en España. Es inspector de Policía Nacional y responsable del puesto fronterizo del aeropuerto de Lanzarote, donde Haidar permanece en huelga de hambre desde hace 27 días. El pasado 13 de noviembre, Pinacho recibió una llamada desde la Comisaría General de Extranjería y Fronteras de Madrid en la que le informaban de que debía dejar entrar a una pasajera sin pasaporte que venía en un vuelo de El Aaiún (Sáhara Occidental). Pinacho autorizó la entrada porque recibió 'presiones de arriba'. Esa gestión fue el detonante del caso Haidar.

Él acude muchas tardes a hablar con los saharauis que están haciendo guardia a la puerta del habitáculo donde duerme la activista. Pregunta como está, relata una y otra vez cómo ocurrieron los hechos, según su versión, y dice que se siente culpable. Se le ve en la cara, ojeroso y gesto serio, y en cómo cuenta el relato de lo sucedido.

'Yo no sabía quién era ella, la importancia que tenía. Cuando subí al avión para convencerla de que bajara, pensé que era una inmigrante más', explica el policía. Luego, al ver que ella se plantaba en el vestíbulo del aeropuerto y empezaban a llegar saharauis, se dio cuenta de la trascendencia que tenía el haber dado el visto bueno a la operación.

El Gobierno insiste en que la entrada de Haidar al aeropuerto de Lanzarote fue legal. Pero hasta ahora el Ministerio de Asuntos Exteriores había argumentado que la Ley de Extranjería obliga a las compañías aéreas a transportar a las personas que han sido rechazadas en su lugar de origen.

Además, en un comunicado colgado en la página web de Exteriores se dice: 'La Sra. Haidar es titular de un permiso de residencia en España, por lo que debe ser admitida a entrar en territorio nacional sin necesidad de visado (art. 25.2 de la Ley de Extranjería)'. Pero en ningún momento se señala que el permiso de residencia permite pasar sin pasaporte, como fue el caso de Haidar.

'Según la Ley de Extranjería, para que un extranjero entre en España son necesarias dos cosas: la primera, tener la voluntad de entrar, y la segunda, el pasaporte. Y ninguno de los dos requisitos se ha dado en el caso de Aminatou. El permiso de residencia sólo exime de no tener visado', señaló ayer Inés Miranda, abogada de la activista saharaui.

Esta misma postura la defienden desde la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) y fuentes policiales del aeropuerto de Lanzarote, que insisten en que Haidar entró de manera ilegal. 'No se puede entrar en España sin pasaporte. Es así de contundente. Y a esta mujer el Gobierno español la dejó entrar por la presión que hizo el Ejecutivo de Marruecos, que conocía perfectamente su trabajo como defensora de los derechos humanos y quiso quitársela de encima', señala Javier Galparsoro, abogado de CEAR.

La letrada de Aminatou Haidar exigió también al Gobierno que se ponga de acuerdo en a quién quiere echar las culpas de la entrada de la saharaui en territorio español. 'El presidente del Gobierno dice que la culpa fue de la Policía del aeropuerto, y hace unos días el señor Moratinos dijo que era de la Delegada del Gobierno', aseveró la abogada. La plataforma de apoyo tampoco entiende cómo Zapatero ha tardado más de tres semanas en opinar sobre la entrada de Haidar.