Publicado: 17.06.2014 08:51 |Actualizado: 17.06.2014 08:51

Un hombre muere mientras era esposado por la policía local en Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un hombre muerió en la mañana del lunes cuando era detenido por la policía local de Sant Esteve Sesrovires (Barcelona) en un polígono industrial en el que los agentes le han interceptado para reducirle y esposarle justo después de que, en su huida, cayera al suelo y se golpeara el rostro contra la acera. El Área de Investigación Criminal de los Mossos d'Esquadra ha abierto una investigación para aclarar las circunstancias de la muerte de esta persona, informa la policía catalana en un comunicado.

El alcalde de Sant Esteve, Enric Carbonell, ha explicado que los hechos han ocurrido hacia las cinco de la mañana, cuando la patrulla de la policía local ha recibido el aviso de un vigilante de seguridad de una empresa del polígono Can Estella para advertir que había una persona merodeando por la zona en actitud agresiva.

Cuando los dos policías locales han llegado al polígono, han visto al sospechoso discutiendo con el vigilante de seguridad de otra empresa, por lo que se han acercado para identificarle. Al percatarse de la presencia policial, el hombre, de unos 35 años, de nacionalidad española y sin ningún vínculo de vecindad con Sant Esteve de Sesrovires, ha intentado huir corriendo, según el alcalde.

En su huida, ha tropezado y ha caído de cara contra el suelo, por lo que se ha dado un golpe en el rostro con la acera, según la versión de Carbonell. Los agentes se han acercado a él cuando permanecía en el suelo tumbado, y le han inmovilizado, mientras el sospechoso ofrecía resistencia y golpeaba a los policías, siempre según la versión del alcalde.

En un momento dado, los dos agentes se han dado cuenta de que algo pasaba ya que el hombre ha dejado de ofrecer resistencia y han comprobado que había perdido el sentido. Por este motivo, le han practicado maniobras de reanimación, con masajes cardíacos, y han llamado a los Mossos d'Esquadra, si bien "no han podido hacer nada para salvarle la vida", según el alcalde. Cuando han llegado, el hombre ya había fallecido.

El alcalde de Sant Esteve de Sesrovires, que este lunes ha hablado con ambos policías para saber de primera mano lo que había ocurrido, ha explicado que uno de los dos agentes que ha intervenido en la reducción sufre varias lesiones por los golpes que le ha propinado el sospechoso cuando se resistía a ser inmovilizado. El alcalde ha destacado que los dos agentes, que ya han declarado ante los Mossos d'Esquadra, son muy experimentados y conocen "perfectamente" los protocolos de actuación.

De hecho, uno de los agentes de la policía local involucrado en el caso lleva 25 años de servicio en Sant Esteve de Sesrovires, una pequeña localidad de la comarca barcelonesa del Baix Llobregat, con apenas 7.500 vecinos. Los Mossos d'Esquadra, que también han tomado declaración a varios testigos, están a la espera de que la autopsia determine la causa del fallecimiento.