Publicado: 20.05.2014 16:51 |Actualizado: 20.05.2014 16:51

Un hombre reclama el cadáver de su padre a la Complutense

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un hombre reclama a la Universidad Complutense que se le devuelva el cadáver de su padre, fallecido hace tres años y medio. Carlos, el afectado, asegura que en el departamento de Anatomía II les dijeron que trataban los cuerpos donados "con respeto".

Su padre "quería que se investigase, quería colaborar con una universidad pública", señala el afectado. A su petición, la Complutense ha respondido que es "muy difícil" devolverle el cuerpo porque los restos están sin identificar. "Absolutamente indignante", declara Carlos. Su padre quería ser incinerado cuando su cuerpo ya no sirviera para el estudio.

La Inspección de Trabajo ha suspendido la actividad relacionada con el tratamiento de cadáveres donados para actividad formativa y de investigación en la Universidad Complutense de Madrid por hacinamiento y ha clausurado el horno donde se incineraban estos restos, según han indicado fuentes sindicales. La Inspección de Trabajo, que depende del Ministerio de Empleo, realizó la mañana de este martes una visita de oficio a la Facultad de Medicina.

Además se ha decretado la paralización de los trabajos de utilización del horno de cremación "hasta que no se cumpla la normativa de aplicación", y se insta a adecuar los lugares donde se encuentran los cadáveres a la normativa vigente y a establecer protocolos de trabajo. 

Fuentes conocedoras de la resolución han explicado a EuropaPress que esta suspensión de actividad no tiene plazo ni fecha fija, pero está sujeta también al desarrollo de una reunión que tendrá lugar este jueves entre representantes del servicio de prevención de riesgos laborales de la universidad, delegados sindicales e inspección de trabajo. 

El rector de la Universidad Complutense, José Carrillo, ha asegurado este martes que ha ordenado una investigación para determinar si ha habido un retraso "injustificado" a la hora de eliminar los restos y cadáveres donados para su uso en las aulas de Medicina, pero ha negado que haya habido una "dejación de años".

Carrillo ha hecho estas declaraciones en la Cadena Ser un día después de que el diario El Mundo publicara una información según la cual en el Departamento de Anatomía II de la Facultad de Medicina de la Complutense se acumulan unos 250 cadáveres sin control, identificación ni medidas de higiene, algunos desde hace años.

El rector ha afirmado que ahora mismo puede haber unos 100 cadáveres y ha admitido que ha habido un retraso "de algunos meses" en el proceso de incineración de los restos que no se pueden seguir utilizando en las aulas.

Una vez que los cadáveres han sido utilizados por los alumnos y han cumplido su función investigadora y docente, ha explicado Carrillo, deben ser incinerados, pero previamente es necesario eliminar el formol y otros productos que se ha inyectado a los cuerpos, y ese proceso de desecado "dura cierto tiempo".

"No sé qué nos imaginamos que puede pasar (con los cuerpos), pero son eliminados vía incineración y vía proceso de desecación; eso nunca es agradable de ver, pero existe, aquí y en la morgue", ha continuado.

Respecto a las fotografías de cuerpos amontonados que publicaba el diario, el rector ha admitido que quizá había una "acumulación excesiva por los retrasos", pero ha insistido en que no se trata de cadáveres que deban estar ordenados en cámaras, sino que son "restos" y están acumulados ahí para su desecado con el fin de eliminar los residuos que impiden su incineración.

"Puede haber algunos cadáveres, pero básicamente son restos cadavéricos, y los científicos dicen que no los podemos identificar como cadáveres tras el uso docente e investigador", ha apuntado.

Ha asegurado también que no le consta que haya habido ningún problema de insalubridad, puesto que los restos se acumulan en un lugar donde no pasa la gente, y ha subrayado que no afecta a la seguridad de la Facultad, "ni mucho menos".

Aún así, ha dicho que ha ordenado un procedimiento de inspección para determinar si ha habido algún "retraso injustificado" en el proceso de eliminación de los cuerpos, y ha afirmado que una vez que concluya la investigación se depurarán las responsabilidades oportunas.

Sobre el alquiler de cuerpos a empresas privadas para impartir cursos los fines de semana, Carrillo ha dicho que "no se venden", sino que se hacen prácticas en la propia facultad y que lo que se hace es alquilar el uso de los locales con tarifa controladas. "No es una 'caja B', ni mucho menos".

José Carrillo ha afirmado, además, que los estudiantes de Medicina han enviado una carta respaldando la labor de la Facultad de Medicina, en la que subrayan el "cuidado y respeto" con el que se trata los cadáveres donados para su estudio.