Público
Público

Sólo el 0,4% de los hombres españoles considera que la violencia de género es un problema grave

El delegado del Gobierno sobre Violencia de Género advierte de que si no se logra implicar a toda la sociedad será "difícil" acabar con este fenómeno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Sólo el 0,4% de los hombres españoles consideran que la violencia machista es un problema grave, según ha denunciado el delegado del Gobierno sobre Violencia de Género, Miguel Lorente, que ha advertido que si no se logra implicar a toda la sociedad será 'difícil' acabar con este fenómeno.

Lorente ha hecho estas afirmaciones en Barcelona, donde ha sido invitado por el conseller de Interior, Joan Saura, a pronunciar una conferencia sobre la violencia de género para conmemorar el Día Internacional de la Violencia Machista.

El delegado del Gobierno sobre Violencia de Género ha precisado además que si se diferencia por género, un 2,3% de las mujeres estiman que la violencia machista es un problema grave, por sólo un 0,4% de los hombres. Únicamente el 2,7% de la población española considera que la violencia machista es un problema grave.

'Cuando tenemos una sensibilidad, un conocimiento y una capacidad de reacción frente a la violencia tan baja, será difícil acabar con ella', ha advertido.

Por este motivo, ha subrayado la importancia de implicar a la sociedad para que participe en las campañas en contra de esta lacra social y ha señalado que el principal objetivo de su departamento es que se visualice al agresor como el responsable de la violencia y evitar así que desde una parte de la sociedad se 'minimice, se justifique y a veces se normalice' la violencia.

'No hay una sola persona que tenga toda la responsabilidad y no hay nadie que no tenga ninguna responsabilidad', ha remarcado, convencido de que quien puede acabar con la violencia de género 'es la sociedad, y las instituciones pueden ayudar a la sociedad'.

Por otra parte, a preguntas de los periodistas, ha anunciado que a principios de año un grupo de trabajo estudiará la situación en la que quedan los agresores y no ha descartado que se puedan plantear medidas como las que ya se aplican en Francia o Alemania, donde se han creado residencias para los agresores, y no para las víctimas, como ocurre en España.

En este sentido, ha señalado que cada vez hay menos mujeres que tienen que recurrir a las casas de acogida, ya que la ley integral contra la violencia de género permite acceder a las situaciones conflictivas de forma más precoz y además hay más recursos para ayudar a que la mujer se recupere sin tener que abandonar su hogar.

'Quien genera el problema es quien debe abandonar el domicilio, nunca la mujer', ha admitido, aunque a renglón seguido ha aclarado que por el momento 'no se contempla' la posibilidad de crear en España estas residencias para los agresores.

Posteriormente, durante su conferencia, Lorente ha advertido sobre el aumento del ensañamiento en los homicidios machistas, ya que, según un estudio reciente elaborado en colaboración con el Consejo General del Poder Judicial, entre el año 2000 y 2002 las mujeres asesinadas por arma blanca recibieron una media de 16 puñaladas, mientras que entre 2002 y 2006 la media de puñaladas subió hasta las 28.

También ha explicado que, según los datos de 2006, la tasa de agresores en los inmigrantes es del 9,4%, frente al 2,2% de los españoles, si bien ha puntualizado que estos porcentajes están 'desproporcionados' ya que entre los inmigrantes hay un 64% de hombres de entre 20 y 49 años -que es el sector con más agresores-, mientras que entre los españoles esta franja de edad representa el 46,9% de la población masculina.