Público
Público

Un homenaje "minimalista" a Antonio Molina con la voz de Rafa Garcel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un espectáculo "minimalista", con baile, imágenes de época y la voz "prodigiosa" de Rafa Garcel "cantando por Molina" es el homenaje que ha preparado Miki Molina para su padre, el fallecido cantante y actor Antonio Molina, y que llega al teatro Calderón de Madrid el próximo lunes.

Un homenaje que llega desde Málaga, donde se estrenó en julio pasado alcanzando un lleno total. "Hubo gente que se quedó en la calle sin entradas y tras el espectáculo, 35 minutos de aplausos sin parar", ha explicado Miki Molina en entrevista con Efe.

Molina ha descrito el montaje como algo sencillo, "sin parafernalias", porque "los Molina sabemos de hablar con el corazón y con la verdad por delante, y somos gente sencilla y humilde", ha comentado el actor.

El programa de la obra hace un recorrido por las coplas más famosas del cantante. Temas míticos como "Soy minero" volverán a sonar con voz propia y no quedarán atrás éxitos como "El agua del avellano", "Cocinero, cocinero" o "Adiós España".

Este último hace referencia a la emigración que salió de España en los años sesenta, pero se podría trasladar a la situación que se vive hoy.

Debido a la crisis muchos españoles han tenido que partir hacia otros países para poder acceder a un trabajo y Miki Molina explica que aquellos que están fuera piden que la voz de Rafa Garcel salga al extranjero "cantando por Molina".

Por ello, tras viajar por España, el espectáculo recorrerá varias capitales europeas y latinoamericanas ofreciendo el sonido de Molina en la voz del joven malagueño.

El próximo marzo se cumplirán 20 años de la muerte del patriarca de la saga Molina, y durante todo este tiempo, la idea de hacer un homenaje a su padre ha estado muy presente en la cabeza de su hijo Miguel.

Pero fallaba algo, necesitaba una voz que le transportara al pasado, que le hiciera revivir a su padre. Y eso pasó gracias a la magia de la televisión.

En un homenaje al cantante que se organizó el año pasado en un programa televisivo, Miki Molina tuvo la oportunidad de escuchar a Rafa Garcel cantando coplas de su padre.

Cerró los ojos, y supo que tenía "una voz mágica". "Era él la persona que tenía que cantar por Molina, no podía ser otro", recuerda emocionado el hijo del homenajeado.

De hecho, Molina afirma que no cree "en las casualidades, si no en las 'causalidades'". "Garcel -precisa- se crió escuchando a Molina, porque era el artista preferido de su abuelo, y nació en un pueblecito situado solo a siete kilómetros de donde lo hizo Antonio Molina".

Casualidad o no, durante el último año ambos artistas, Miki Molina y Rafa Garcel, han estado trabajando duro para conseguir un homenaje "digno de Antonio Molina".

Y ahora, las coplas del cantante regresan al teatro Calderón de Madrid 57 años después de que el artista debutara con su primer espectáculo propio.

Molina asegura que el homenaje cuenta con la aprobación de toda la familia y que está seguro de que su padre se sentiría muy orgulloso del resultado, por lo que intentará estar en todas las funciones para presentar el espectáculo y sentirse así un "poco más cerca de Antonio Molina".

Por Keren Valverde.