Público
Público

Homs y Mas-Colell, los hombres fuertes del nuevo Govern de Mas

El conseller de Presidencia, que fue el negociador de CiU del Estatut, llevará también la política exterior y la relación con ERC. Puig, tras los repetidos escándalos por la actuación de los Mossos, deja Inte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Artur Mas ha anunciado la composición de su nuevo Ejecutivo de 'cierta continuidad' con 12 consellers, cinco de ellos nuevos, y que arranca hoy con la vista en la apuesta soberanista, los pactos que deberá alcanzar con ERC para poder gobernar y una agenda de recortes que seguirá a la orden del día, ya que los objetivos de déficit y reducción del gasto continúan como prioridad.

Mas ha contado otra vez con Joana Ortega para ocupar la Vicepresidencia y el único cambio significativo es que Presidencia, que anteriormente era un departamento, pasa a ser una consellería, capitaneada por Francesc Homs, que hasta ahora era secretario general de Presidencia y portavoz del ejecutivo catalán. Con este aumento de rango, Homs actuaría como número dos del Ejecutivo, aunque está por ver como se compatibiliza esta posición con la de Joana Ortega, que tiene la cartera de vicepresidenta y consellera de Gobernación y Relaciones Institucionales. Así, el que fue el elegido en su día por CiU para negociar el Estatut, aumenta su cuota de poder y se hace cargo de dos responsabilidades fundamentales en esta legislatura: la relación con ERC y la política exterior de Catalunya.

Otro de los cambios más destacados, sin duda, ha sido el de Felip Puig, que abandona el cargo al frente de Interior para colacarse en la Conselleria de Empresa, en sustitución de Francesc Xavier Mena. Su puesto será ocupado ahora por Ramon Espadaler, presidente del consejo nacional de Unió Democràtica y uno de los hombres de máxima confianza de Duran i Lleida. La retirada de Puig viene precedida de repetidos escándalos por la actuación de los Mossos d'Esquadra a sus órdenes. El último ha sido el de Ester Quintana, que perdió un ojo durante la huelga general del 14-N presuntamente por un bolazo salido de la escopeta de un agente autonómico.

La continuidad en la apuesta política de Mas es constatable con la repetición de Andreu Mas-Colell al frente de Economía y Conocimiento, que se perpetúa como uno de los hombres fuertes del Govern y cabeza visible de los planes de austeridad y recorte de la formación nacionalista. También repiten Irene Rigau en Educación, Boi Ruiz en Salud, Ferran Mascarell en Cultura y Josep Maria Pelegrí en Agricultura.

Como ya había anunciado, Lluís Recoder deja la cartera de Terrotorio y Sostenibildiad por motivos personales y entra a sustituirle Santi Vila. Otra novedad es Germán Gordó, que pasa a ocupar la Conselleria de Justicia en sustitución de Pilar Fenández i Bozal. Quizás el menos conocido de los colaboradores más fieles de Mas, Gordó, que ya participó en el anterior Ejecutivo como secretario de Govern, abandona esta vez el papel de colaborador en la sombra alejado de los focos y gana visibilidad y poder. También Neus Munté, que se pone al frente de Bienestar Social que deja Josep Llúis Cleries. Munté ha desarrollado su carrera profesional en UGT de Catalunya, donde ocupó altos cargos como el de secretaria de Política Institucional.

En este nuevo Ejecutivo, Unió Democràtica de Catalunya, la formación de Duran i Lleida, mantiene su cuota de tres consellerias en la Generalitat. El equilibrio con Convergència Democràtica de Catalunya continúa en la figura de Ortega como vicepresidenta y consellera de Gobernación y Relaciones Institucionales.

Andreu Mas-Colell, que ha ejercido como catedrático de la Universidad de Harvard y profesor de la Universidad de Berkeley, se mantiene como máximo responsable de las cuentas de la Generalitat, una de las carteras de mayor peso del nuevo Govern, que tendrá como objetivo principal pilotar las maltrechas finanzas de la Generalitat y ajustar el déficit público, lo que comportará la aplicación de nuevos recortes, después de dos años de intensos ajustes.

Desde que asumió la responsabilidades de las cuentas de la administración catalana en 2010, los incesantes problemas de tesorería han obligado al departamento de Mas-Colell a aplazar pagos a proveedores y conciertos a entidades sociales y sanitarias, y a recurrir al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). Ahora afronta el reto de diseñar para el 2013 los presupuestos más austeros de la historia, con un recorte de unos 4.000 millones de euros, un incremento de la fiscalidad fruto del pacto de gobernabilidad con ERC y una exigencias por parte del Gobierno central de un límite de déficit del 0,7% del PIB.

Francesc Homs, uno de los hombres de confianza de Artur Mas, se confirma como mano derecha del president como conseller de Presidencia, un cargo con el que gana un mayor peso político dentro del Govern. El nuevo ejecutivo de Mas eleva el departamento de Presidencia, que Homs ya dirigía como secretario general, a rango de consellería, que incluye también los asuntos exteriores.

Como portavoz del anterior gobierno, cargo que también revalida en la nueva etapa, Homs se ha caracterizado por sus mensajes punzantes al Gobierno central en asuntos que ha enfrentado ambos ejecutivos, como es el caso de la reforma educativa o de los recursos al Tribunal Constitucional de algunos impuestos.

Destacado artífice de la campaña electoral del 25-N en la que Artur Mas no logró la 'mayoría excepcional' que deseaba para liderar la consulta de autodeterminación, Homs ha sido siempre un destacado representante del sector más soberanista de Convergencia Democràtica de Catalunya (CDC), en el que ingresó en 1993. En 2003, fue uno de los ponentes del Estatut y, posteriormente, negociador del texto catalán en el Congreso de los Diputados.