Público
Público

Honda revisará 440.000 coches por fallos del airbag

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Honda Motor anunció el martes que llamará a revisión a otros 440.000 coches en todo el mundo por airbags defectuosos, en un momento en el que su rival Toyota Motor se enfrenta a investigaciones por la mayor crisis de su historia por la seguridad de sus vehículos.

Honda, la número dos del sector en Japón, ha llamado a revisión hasta la fecha a cerca de 950.000 vehículos por problemas con sus airbags, que se han vinculado a una muerte y a un total de 11 heridos en Estados Unidos.

El presidente financiero de Honda, Yoichi Hojo, dijo a Reuters que la reparación de 437.763 vehículos posiblemente costará entre 2.000 y 3.000 millones de yenes (entre 16,1 y 24,2 millones de euros).

Las decisiones y los costes se suman a una revisión anunciada inicialmente en noviembre de 2008 de 4.200 autos modelo Accord y Civic debido a fallos en los infladores de los airbag, y que se amplió en junio pasado para abarcar unos 510.000 vehículos más en el mundo.

Los infladores defectuosos podría producir demasiada presión y romper las cubiertas, arrojando fragmentos hacia el conductor en un accidente.

Los airbags son fabricados por una filial de la firma japonesa Takata, dijo un portavoz de Honda. Un portavoz del proveedor dijo que la compañía no tenía información de que hubiera defectos en los airbags que fabrica para otras compañías.

La última revisión afecta a modelos 2001 y 2002 del Accord, Civic, Odyssey, CR-V y Pilot y 2002 del Acura TL y CL en Estados Unidos, asi como a los modelos Inspire, Saber y Lagreat en Japón. Todos los vehículos involucrados se fabrican en plantas de Honda en Estados Unidos y Canadá.

MOMENTO SENSIBLE

Aunque las reparaciones de coches no son inusuales y la cifra anunciada por Honda no es enorme, se produce en un momento sensible para la industria.

Las compañías de automoción están luchando por volver a atraer a los clientes a sus concesionarios después de un brutal bajón durante la crisis financiera, y Toyota, la mayor del mundo, se enfrenta a una serie de críticas por problemas de seguridad y su respuesta ante los mismos.

En el último de una serie de vergonzosos problemas de productos para Toyota, los reguladores estadounidenses dijeron que están analizando decenas de quejas sobre potenciales defectos en los volantes del último modelo de Corolla.

La Oficina Nacional de Seguridad de Tráfico de Autopistas de Estados Unidos (NHTSA, por sus siglas en inglés) dijo que está hablando del asunto con Toyota para ver si se justifica una investigación formal, un procedimiento estándar cuando se revisan quejas.

Toyota amplió el martes la mayor llamada a revisión de su historia, incluyendo más de 400.000 unidades de su última versión del Prius y otros modelos híbridos por problemas con los frenos. También reparará más de 7.300 coches modelo Camry en Estados Unidos por un problema distinto con los frenos.

Esto se suma a la revisión de unos 8,1 millones de vehículos desde septiembre por problemas con las alfombrillas y con pedales de aceleración que se atascan, vinculados a accidentes que han dejado al menos 19 muertos.

Una comisión del Congreso de Estados Unidos ha retrasado una audiencia fijada para el miércoles para examinar las revisiones y la respuesta de Toyota por una ventisca que se espera afecte a Washington.

Las acciones de Honda cerraron con una caída del 1,6 por ciento en la bolsa de Tokio, mientras que las de Toyota, que han perdido alrededor de una quinta parte de su valor desde finales de enero, subieron un 0,4 por ciento. El referencial del mercado ganó un 0,3 por ciento.