Público
Público

Un honesto Cannavaro resume los problemas de Italia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El capitán de la selección italiana de fútbol, Fabio Cannavaro, no dio a los aficionados del último campeón del mundo muchas razones para tener un viernes agradable en el inicio del Mundial de Sudáfrica. En realidad, no dio ninguna.

"Estoy muy confiado, pero no sé bien por qué", dijo el defensa de 36 años en una rueda de prensa casi vacía en el campo de entrenamiento donde se encuentra concentrada Italia de cara a su debut en el Mundial.

El hecho de que hayan acudido tan pocos medios a la rueda de prensa que dio el jugador que levantó el trofeo hace cuatro años en Alemania, al comienzo del que será su último torneo de esta envergadura, es otro indicio de que muy pocos esperan que Italia realice una buena actuación en Sudáfrica.

Si los aficionados todavía no tienen claro cuáles son los problemas del equipo, Cannavaro amablemente hizo una lista de sus deficiencias.

"Los amistosos no han sido tan buenos como hace cuatro años, y por eso la gente es escéptica", explicó el capitán, vestido con una camiseta negra que reflejaba su sombrío humor.

"Tal vez no tengamos una estrella como (el portugués) Cristiano Ronaldo, (el argentino) Lionel Messi, o (el inglés Wayne) Rooney. No podemos jugar como Brasil, España o Portugal", agregó.

El seleccionador de Italia, Marcello Lippi -campeón del mundo en 2006-, ha probado varias tácticas en los entrenamientos, y sus futbolistas aún no saben cuál utilizará en el debut del lunes frente a Paraguay, en Ciudad del Cabo, dentro del Grupo F que completan Nueva Zelanda y Eslovaquia.

El habitual compañero de Cannavaro en la zaga, Giorgio Chiellini, podría jugar como lateral izquierdo en un cambio sorprendente, mientras que el centrocampista Angelo Palombo ha estado entrenando ocasionalmente como defensa central pese a no tener experiencia en la posición.

Una vez más, el capitán italiano no sonó convincente.

"Con Giorgio he jugado muchas veces, pero quienquiera que juegue tendrá calidad para hacerlo. Palombo es una solución extrema que nunca ha jugado ahí, pero es un muy buen centrocampista", señaló Cannavaro.

"Tenemos la obligación de ser positivos y mirar hacia delante. Para ustedes quizá parezca un desorden pero el técnico tendrá la formación en su cabeza. No lo veo nada extraño", añadió.

Cannavaro, que anteriormente dijo que no seguirá jugando en la selección nacional después del Mundial con casi total seguridad, es una sombra de aquel sólido central que fue uno de los baluartes en el camino de Italia hacia el título en Alemania 2006.

En lugar de incluir su bajo rendimiento entre los problemas del combinado "azzurro", Cannavaro se mostró ansioso por vivir el ocaso de su carrera en el equipo de Dubai Al Ahli a partir de julio, tras una tercera y mala temporada en la Juventus.

"Seguramente que la vida en Dubai es diferente, un fútbol diferente, pero está el mar y hace calor", declaró el defensa con una sonrisa en la cara, añadiendo que Lippi sería un gran entrenador para el equipo de los Emiratos Árabes Unidos, dado que no seguirá en Italia después del Mundial.