Público
Público

Es hora de repensar precios de fármacos para dolencias crónicas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Ben Hirschler

Los principales laboratorios de laindustria farmacéutica recortaron los precios de losmedicamentos contra el sida y la malaria. Ahora, el debateavanza a medida que aumenta la presión para que hagan algo máscontra las enfermedades crónicas en los países pobres.

Una reunión de Naciones Unidas en septiembre del 2011incluirá en la agenda global las enfermedades crónicas nocomunicables, como el cáncer, la enfermedad cardíaca y ladiabetes, y la industria afirma que está en condiciones departicipar.

El CEO de AstraZeneca, David Brennan, presidente de laFederación Internacional de Fabricantes y AsociacionesFarmacéuticas, dijo que esperaba un replanteo de los precios delos fármacos en los países pobres.

Pero las empresas estarán atentas a cuán lejos llegarán conlos precios preferenciales que ofrecerán de sus principalesmedicinas en el mundo desarrollado.

"Habrá una predisposición a ofrecer precios preferenciales.El riesgo de esos costos es que los mercados de ingresos mediosquieran entonces un precio de referencia con respecto de Africacentral y eso es algo que no vamos a respaldar", dijo Brennandurante el Reuters Health Summit.

La prioridad para el grupo de presión, dijo, es lograr unequilibrio para mejorar el acceso a los tratamientos en lospaíses más pobres y, a la vez, asegurar ganancias en losmercados más ricos.

Las enfermedades crónicas que padecen principalmente lospueblos ricos y bien alimentados están creciendo en laspoblaciones más pobres de Asia y Africa, donde se estáadoptando el estilo de vida occidental y la población estáenvejeciendo.

Aun así, el precio de muchos fármacos sigue siendo labarrera para acceder a un tratamiento.

Las proyecciones globales de salud plantean que lasenfermedades crónicas están superando rápidamente a lasinfecciosas -como la malaria, el sida y la tuberculosis- comoprincipales causas de muerte.

A comienzo de este año, el Foro Económico Mundial consideróque la diseminación de las enfermedades crónicas nocomunicables es una "pandemia silenciosa".

El foro sostuvo que, mientras la mortalidad porenfermedades infecciosas, malas condiciones maternas ydesnutrición disminuirán un 3 por ciento en la próxima década,la mortalidad por enfermedades crónicas crecerá un 71 porciento.