Publicado: 13.06.2014 15:42 |Actualizado: 13.06.2014 15:42

El Hospital Niño Jesús de Madrid inicia un plan de choque de limpieza tras detectar chinches

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director médico del Hospital Infantil madrileño Niño Jesús, Marcelo Cucarella, ha dicho este viernes que el centro está funcionando "con total normalidad" y que "únicamente una sala" de hospitalización permanece cerrada para proceder a una serie de actuaciones de limpieza y control tras la aparición de chinches.

En declaraciones a los periodistas en los jardines del hospital, Cucarella ha insistido en que "ningún niño o paciente se ha visto afectado por picaduras", aunque ha reconocido que sí ha ocurrido con "algún familiar" y ha aprovechado para pedir disculpas en nombre del Hospital. La sala afectada, que fue cerrada el martes pasado, está siendo sometida a un "plan de choque de limpieza" y a un control técnico de temperaturas, ha explicado el director, quien ha añadido además que "no está demostrado que estos insectos actúen como vectores en la transmisión de enfermedades contagiosas".

El hospital Niño Jesús de Madrid confirmó ayer el cierre temporal de una sala de hospitalización del centro que cuenta con 14 camas por la presencia de chinches, tras indicar que ningún paciente se había visto afectado por los insectos. La clausura de esta sala se mantendrá hasta que finalice el plan de choque de limpieza y fumigación con un sistema técnico de control de temperaturas contra estos insectos. Según fuentes del Niño Jesús, desde el primer momento se aplicaron las medidas pertinentes recomendadas por el Servicio de medicina preventiva del hospital y en ningún momento el cierre de esta sala afectó a la actividad asistencial. Desde el hospital han descartado que las chinches sean "vectores" de enfermedades, lo que significa que no sirven como medio de transmisión de un organismo a otro.

"Nuestra responsabilidad es actuar en la detección y control dentro de los lugares que hemos visto que hay que tratar de forma intensiva y aplicar todas las medidas oportunas", en coordinación con una empresa especializada y con el Servicio de Medicina Preventiva del hospital, ha dicho.

Tras explicar que estos insectos pueden anidar en enchufes y rodapiés, ha dicho que el hospital "no tiene plazo" para su erradicación, "partiendo de la situación actual de dificultad de actuación", y que la zona solo se reabrirá cuando el problema esté totalmente resuelto.

La sala afectada, que fue cerrada el martes pasado, está siendo sometida a un plan de control térmico de temperaturas (calor seco), según recomienda la empresa especializada, y de momento no se aplicado fumigación, ha añadido. Preguntado por casos anteriores, Cucarella ha dicho que "ha habido algún caso aislado y, a partir de la semana pasada, cuando se detectaron ya en varias habitaciones hemos procedido a actuar".

En los casos de picadura, "la única cuestion es la molestia que pudieran ocasionar como prurito o picor, pero sin ninguna trascendencia en la transmisión de enfermedades", ha concluido.

Una de cinco trabajadoras del hospital consultadas por Efe ha dicho que sufrió "varias picaduras, al igual que varias madres", mientras que otra ha señalado que se está controlando la lavandería del hospital, donde se lavan los pijamas, ya que el resto de la ropa se envía a la Lavandería Central Hospitalaria.