Público
Público

El Hospital de Vigo desvincula la muerte de la octogenaria que esperó tres horas del colapso de urgencias

La directora médica del Complejo Hospitalario asegura que la muerte fue "súbita" y que el personal sanitario actuó "con absoluto rigor profesional"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La directora médica del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi), Silvia Rodríguez, ha señalado este jueves que la octogenaria que murió en la noche del martes tras esperar tres horas a ser atendida en el servicio de urgencias del Hospital Xeral no presentaba síntomas que recomendaran su atención preferente.

Rodríguez ha explicado en rueda de prensa que la paciente fue valorada a los once minutos de ingresar en urgencias por un facultativo sin que presentara signos de gravedad ni de atención urgente, por lo que fue derivada a la sala de espera.

Cuando aguardaba a ser atendida, la mujer sufrió 'de manera súbita' y sin que hubiera presentado antes 'ningún signo de alarma' una parada cardiorrespiratoria, momento en el que fue trasladada a un box de reanimación, pero acabó falleciendo a las 23.00 horas, tres después de su ingreso en urgencias.

Rodríguez ha trasladado sus condolencias a la familia, con la que ha contactado 'para lo que pueda precisar', y ha confirmado la apertura de una investigación 'para obtener toda la información de todos los agentes clínicos' que atendieron a esta octogenaria, cuyo cuadro clínico no ha revelado por confidencialidad.

Asimismo, ha desvinculado este episodio de la saturación de las urgencias del Xeral ese día, y que todavía persiste por el pico de la demanda asistencial, en su mayoría por gripe y por enfermedades respiratorias, y ha subrayado que 'en ningún momento' ha habido 'ni un profesional menos' en los turnos de trabajo de este servicio.

La directora médica del Chuvi ha transmitido un mensaje de 'tranquilidad a la población', en el sentido de que el complejo hospitalario y su servicio de urgencias cuentan 'con toda la garantía' porque sus sanitarios 'actúan y han actuado con absoluto rigor profesional'.

Preguntada por si pudo haber un error en la valoración de la paciente, ha insistido en que no presentaba signos para considerarlo como un caso preferente o urgente, y por tanto se clasificó en el rango de espera de entre dos y cuatro horas fijado por criterios internacionales para patologías 'más banales'.

El coordinador del servicio de urgencias del CHUVI, Martín Rubianes, ha explicado que el motivo por el que esta paciente acudió al hospital la tarde del martes no fue por problemas coronarios o respiratorios, en cuyo caso se le habría dado prioridad.

Silvia Rodríguez ha añadido que, 'por desgracia', la octogenaria tampoco presentó síntomas de gravedad durante el tiempo de espera, ya que en base a los mismos se puede recalificar la prioridad de los casos.

Tanto Rodríguez como Rubianes se han remitido a los datos que arroje la investigación interna en curso cuando les han preguntado si se habría podido evitar la muerte de esta paciente con una atención más inmediata.

Sobre la queja de los sindicatos de que durante estos días de mayor presión asistencial no se haya habilitado un espacio anexo a las urgencias para aliviar su saturación, Rodríguez ha precisado que el problema en estos momentos es de entrada y no de drenaje, es decir, de pacientes en espera de camas de hospitalización.

Ha insistido en desmentir 'con rotundidad' recortes en la plantilla que asiste en los diferentes turnos de urgencias, y en que las medidas adoptadas en los últimos días, como la derivación a otros hospitales de la ciudad, buscan 'favorecer la optimización de todos los recursos' ante el aumento de la demanda asistencial.