Público
Público

Hoy comienza el proceso para dar el voto de confianza al Gobierno iraní

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlamento iraní iniciará hoy el proceso para la aprobación del nuevo Gobierno presentado por el presidente, Mahmud Ahmadineyad, quien con su composición ha desatado una nueva polémica en el país.

Las primeras reacciones desde la Cámara apuntan a que el mandatario podría no superar el trámite a la primera, ya que varios de sus ministros podrían ser rechazados.

Según el diputado conservador Ali Motahari "el gabinete que se nos ha presentado es, en general, débil y no se adecúa al potencial del país".

En una entrevista concedida a la agencia de noticias local Mehr, el parlamentario, al que se coloca en el sector moderado de la bancada conservadora, criticó asimismo que Ahmadineyad se haya decantado por la lealtad a sus políticas como uno de los principales valores a la hora de designar ministros.

"El presidente quiere controlar los ministerios mas sensibles, como el de Inteligencia, Interior, Petróleo, Guía Islámica y Asuntos Exteriores, y por ello ha hecho esa elección", agregó Motahari, cuya entrevista reproduce hoy de forma parcial la televisión estatal en inglés PressTV.

El diputado también se refirió a las tensiones que parecen existir entre el Ejecutivo y la Cámara, y subrayó que la mejor forma de trabajar juntos y en armonía es no conceder el voto de confianza a los candidatos a ministros que no estén preparados.

Ahmadineyad presentó su propuesta de gabinete al Parlamento la medianoche del pasado miércoles, justo en el límite del plazo que estipula la Constitución.

Entre los 21 ministros destaca el nombre de tres mujeres, que de lograr el voto de confianza se convertirían en las primeras ministras desde el triunfo de la Revolución Islámica que hace treinta años derrocó al último Sha de Persia, Mohamad Reza Pahlevi.

La diputada conservadora Fateme Ayorlu, de 43 años, es su opción para dirigir el Ministerio de Bienestar Social, y la ex diputada Marzie Vahid Dastyerdi, ginecóloga de 50 años, para el Ministerio de Sanidad.

Además, se ha decantado por Susan Keshvard, doctora en Filosofía, para la cartera de Educación, pese a las reticencias de algunos de los diputados.

Pero nada más conocerse la composición del Gobierno, el vicepresidente de la Cámara, Mohamad Reza Bahonar, ya dio a entender que varios de ellos no superaran un proceso que también le dio numerosos quebraderos de cabeza a Ahmadineyad durante su primer mandato.

"Algunos de mis colegas y yo mismo creemos que al menos cinco ministros propuestos no recibirán el voto de confianza", señaló Bahonar, sin detallar nombres.

El diputado predijo, asimismo, que la mayoría de las restantes carteras se decidirán por un estrecho margen.

En el trasfondo flota la fractura que parece existir en la corriente tradicionalista del régimen, destapada tras las polémicas elecciones presidenciales del pasado 12 de junio, que la oposición ha denunciado como fraudulentas.

El primer asalto de este pulso, que se aventura férreo, lo perdió el presidente, quien el pasado julio se vio obligado a ceder y descartar a su favorito para la vicepresidencia primera, Esfandiar Rahim Mashaei, a cuyo nombramiento se opuso hasta el líder supremo de la Revolución, ayatolá Ali Jameneí.

Aún así, Ahmadineyad ha cumplido su promesa y ha elegido un Ejecutivo renovado, con rostros jóvenes y nombres nuevos provenientes de los sectores más conservadores, y en el que se ha rodeado de estrechos aliados y miembros de la poderosa Guardia Revolucionaria.

Una de sus decisiones más polémicas está relacionada con el Ministerio de Petróleo, cartera muy sensible y crucial en una país cuya economía depende de esta materia prima.

Ahmadineyad ha apostado por Masud Mirkazemi, quien ya dirigió el Ministerio de Comercio.

Algunos analistas aventuraron el jueves que su confirmación puede ser una de las más difíciles, ya que su currículum parece no incluir una amplia experiencia técnica en el sector, algo que siempre demandan los diputados.

El presidente ha apostado, además, por la continuidad en otros puestos de relevancia como el Ministerio de Asuntos Exteriores, en el que repite el actual jefe de la diplomacia iraní, Manoucher Mottaki.

En el ministerio de Interior ha colocado a su anterior ministro de Defensa, Mostafa Mohamad Nayar, mientras que para su vacante ha sido propuesto el general Ahmad Vahidi, ambos provenientes de la Guardia Revolucionaria.

Según la prensa local, esta previsto que el Parlamento de inicio al voto de confianza el próximo 30 de agosto.