Público
Público

Hoy comienza en Toledo el juicio por el crimen de Cristina Martín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juicio por el crimen de la joven Cristina Martín de la Sierra, de 13 años, ocurrido en Seseña (Toledo) el pasado mes de abril, comienza hoy a puerta cerrada en el juzgado de Menores de Toledo.

En el banquillo de los acusados se sentarán dos jóvenes, la presunta autora de crimen, C.H.S., de 14 años, acusada de asesinato con alevosía, y N.N.N. como encubridora, para quienes la fiscalía y la acusación particular solicitan las penas máximas que contempla la Ley del Menor.

El fiscal de menores de Toledo, Antonio Huélamo, solicita para la principal acusada cinco años de internamiento en régimen cerrado y tres años más en libertad vigilada, así como una indemnización de 150.000 euros por los daños causados a la familia de la fallecida.

Para la presunta encubridora pide dos años de internamiento en régimen semiabierto y un año de libertad vigilada.

Finalmente, no está encausada una tercera menor a quien la familia de Cristina acusaba también de encubrimiento, ya que el juez de menores acordó su sobreseimiento a petición de la fiscalía.

El padre de la fallecida, Francisco Martín de la Sierra, considera escasas estas penas y no entiende cómo una persona que ha cometido un crimen de estas características se vaya "de rositas" en cinco años, por lo que insiste en la necesidad de reformar la Ley del Menor para endurecer las penas para los delitos más graves.

A la vista oral, que se iniciará con el interrogatorio de las dos menores encausadas, están citados a declarar como testigos casi una treintena de personas (doce el primer día), entre ellas los padres de Cristina, Francisco y Pilar, quienes tendrán que afrontar ver las caras de las acusadas por primera vez.

La tercera y última jornada del juicio estará dedicada a los informes periciales: pruebas de ADN, informe de autopsia, peritos informáticos que han rastreado los ordenadores de las menores, así como los estudios que se han llevado a cabo sobre la salud mental de la presunta autora del crimen.

A la vista de estos informes psiquiátricos, la fiscalía considera que C.H.N. no tiene alteradas sus facultades mentales, por lo que la encausada tuvo conocimiento del alcance de sus hechos y, por tanto, plena responsabilidad.

El suceso, según el escrito provisional de la fiscalía, ocurrió el pasado 30 de marzo en la localidad Seseña, donde la presunta autora del crimen y la víctima discutieron, al parecer por un chico, en una antigua cantera de yeso, abandonada y derruida, situada en el paraje 'La Veguilla'.

Así, y "con la intención de matar le agarró fuertemente del cuello para asfixiarla, haciéndole caer al suelo, tras lo cual le propinó varios golpes en la cabeza con una piedra", afirma la fiscalía.

A consecuencia de los golpes recibidos, Cristina quedó inerte, momento que aprovechó C.H.S. para provocarle un profundo corte en la muñeca izquierda con una navaja y a continuación arrojó piedras y tierra sobre el cuerpo de la víctima.

La víctima quedó abandonada en estado de inconsciencia y murió desangrada en una agonía que pudo durar entre dos y tres días, según los datos de la autopsia que reveló la familia de la fallecida a los medios de comunicación el pasado mes de junio.

El mismo día 30 de marzo, la presunta autora del crimen le contó a su amiga, N.N.N., como había matado a Cristina y, posteriormente, ambas acudieron al lugar donde yacía la menor, que fue hallada cuatro días después por la Guardia Civil.

Según los padres de Cristina, si la presunta encubridora hubiera revelado lo sucedido se podría haber salvado la vida de su hija.