Público
Público

HRW denuncia que la Liga Árabe intenta restringir la libertad de expresión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ONG Human Rights Watch (HRW) denunció hoy que los gobiernos de los países árabes intentan limitar la libertad de expresión e información, a través de un acuerdo adoptado en la Liga Árabe para controlar a las televisiones por satélite.

El pasado 12 de febrero, los 22 países de la Liga Árabe acordaron un documento que prevé la censura e incluso la suspensión de las emisiones de aquellas cadenas que ofendan a los gobiernos árabes y sus símbolos nacionales, contradigan los valores del Islam, atenten contra la paz social y la unidad nacional, y fomenten el odio, el terrorismo o la influencia externa.

El texto constituye un intento de censurar una de las formas más libres de comunicación de masas en la región, alerta la ONG en un comunicado.

Las recomendaciones del documento, denominado "Organizando las televisiones por satélite y las transmisiones por radio en la región árabe", limitan el derecho de los ciudadanos a expresar y recibir una información plural y crítica, denuncia HRW.

El texto, que no es de carácter legal, autoriza a las autoridades a confiscar los equipos, imponer multas, suspender momentáneamente e incluso retirar la licencia de emisión a aquellas cadenas que contradigan los principios expresados en el mismo.

Llevar a la práctica las recomendaciones de la Liga Árabe atenta contra los derechos básicos individuales, señala HRW, ya que violaría el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ambos de la ONU.

La organización advierte de que los principios plasmados en el documento, como la seguridad y los intereses de los Estados, sirven para limitar la libertad de expresión y reprimir el ejercicio de ésta por parte de los profesionales de la información.

Las legislaciones de Arabia Saudí y Egipto, promotores de la iniciativa de la Liga Árabe, ya contemplan la censura.

Las autoridades egipcias han encarcelado y perseguido a periodistas basándose en el Código Penal que tipifica como delito difundir información que altere el orden público.

En Arabia Saudí no existe un código penal escrito, aunque los disidentes son perseguidos regularmente, acusados de no obedecer a los gobernantes.

En otros países árabes firmantes del acuerdo existe censura, como en Irak donde desde el año 2004 se han cerrado los estudios de tres televisiones por satélite acusadas de incitar a la violencia sectaria, según HRW.