Público
Público

HRW le pide a EE.UU. y a la UE que recuperen el liderazgo en la defensa de DDHH

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Human Rights Watch (HRW) criticó hoy a EE.UU. y a la Unión Europea (UE) por permitir que países que abusan de los derechos humanos encuentren aliados en los organismos internacionales, y les pidió que recuperen el liderazgo perdido.

En su informe anual, que revisa la situación de los derechos humanos en el mundo en 2008, HRW afirma que los días en los que Washington, Bruselas u otras capitales occidentales tomaron la iniciativa en el debate sobre los derechos humanos "han pasado".

Hoy, indica HRW, "aquellos que ejercen la diplomacia más enérgica en materia de derechos humanos residen en lugares como Argel, El Cairo o Islamabad, respaldados por Rusia y China. El problema es que éstos están tirando en la dirección equivocada", lamenta.

Esta organización afirma que en la ONU y en otras organizaciones internacionales, algunos gobiernos "represivos" han bloqueado medidas en contra de violaciones de derechos humanos, gracias a la pasividad o ineficacia del resto.

De acuerdo con HRW, países como Argelia, Egipto y Pakistán, apoyados por China, Rusia, India y Suráfrica, defienden el derecho de los gobiernos de "hacer lo que quieren" con argumentos como la soberanía, la no interferencia y la solidaridad regional.

Estos estados, en realidad, tienen el objetivo de desviar la atención y las críticas de sus propios abusos o de sus aliados y amigos, alega HRW.

La organización subraya que "gobiernos que se preocupan por los derechos humanos conservan suficiente influencia para crear una amplia coalición contra la represión, pero, en su lugar, se han retirado del campo (de batalla)".

Según esta organización, esos países han perdido influencia por tener otros intereses que no son compatibles con la defensa de los derechos humanos y por tener problemas de credibilidad en el mundo ante su propia actuación discutible en esta materia.

De esta manera, señala HRW, han quedado marginados en importantes órganos de la ONU, como el Consejo de Seguridad y el Consejo de Derechos Humanos, y en debates que definen las políticas hacia Birmania, Darfur, Sri Lanka, Zimbabue y otros lugares conflictivos.

En el caso de EE.UU., su comportamiento es la "lógica consecuencia de la política de lucha antiterrorista del Gobierno de George W. Bush que no tiene en cuenta la prohibición a la tortura, la 'desaparición' o la detención indefinida y sin derecho a un juicio".

Debido a esta situación, la UE se ha visto muchas veces obligada a actuar sola, señaló la organización.

HRW elogia la intervención de la UE en casos concretos como la guerra entre Georgia y Rusia o su misión en Chad, pero considera que los países miembros fracasaron a la hora de ejercer más ampliamente su influencia en lugares como Birmania, Somalia o el Congo.

La organización reprocha a la UE que se haya "escondido a menudo tras el obstaculizador proceso de toma de decisiones, que favorece la inacción, para evitar críticas a su falta de intervención.

HRW también subraya la "frecuente reticencia de la UE a criticar a la administración Bush por sus políticas abusivas en la lucha antiterrorista".

Por eso, la UE "ha sido acusada de practicar una política de doble rasero, ha envenenado el debate global sobre derechos humanos y ha facilitado que las políticas de proteccionismo prevalezcan".

HRW alaba en su informe a los países que no han caído en esta práctica y defienden cada vez más los derechos humanos, como Argentina, Chile, Costa Rica, México y Uruguay en América Latina; y Botsuana, Ghana, Liberia en África.

El éxito de cualquier esfuerzo por recuperar el liderazgo y la iniciativa en el debate de los derechos humanos, depende en gran parte de Washington, explica HRW.