Público
Público

La huelga de azafatas obliga a Finnair a cancelar hoy la mitad de sus vuelos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La sexta jornada de huelga indefinida del personal de cabina de Finnair obligó hoy a la aerolínea finlandesa a cancelar más de la mitad de los vuelos programados para el domingo, dejando en tierra a miles de pasajeros, informó la compañía.

El conflicto, iniciado el pasado martes tras fracasar las negociaciones del convenio colectivo, ha afectado ya a más de 46.000 pasajeros y está provocando a Finnair entre 2 y 2,5 millones de euros diarios en pérdidas, según estimaciones de la aerolínea.

Representantes de Finnair y del sindicato de auxiliares de vuelo de Finlandia (SLSY) retomaron hoy las negociaciones en la oficina del mediador del Estado, Esa Lonka, tras mantener el sábado una reunión de once horas, la primera que celebran desde el inicio de la huelga.

La compañía aérea persigue recortar los costes del personal de cabina entre un 10 y un 15% en el nuevo convenio colectivo mediante una serie de medidas de aumento de la productividad que suponen la ampliación de los turnos de trabajo y la reducción del tiempo de descanso entre los vuelos.

Por su parte, el sindicato SLSY, que reúne a cerca de 2.000 auxiliares de vuelo, rechaza las medidas propuestas por la aerolínea al considerar que empeoran seriamente sus condiciones laborales.

El conflicto podría agravarse a partir del martes, ya que varias agrupaciones obreras han anunciado para entonces acciones de apoyo al sindicato SLSY si las partes no llegan antes a un acuerdo.

Estas acciones incluyen el boicot al transporte de combustible para los aviones de Finnair, la paralización de los envíos postales al extranjero y la negativa de los maquinistas a conducir los trenes adicionales que la compañía ferroviaria VR ha acondicionado para compensar la reducción de vuelos domésticos.

La difícil situación económica de Finnair, que en 2010 registrará pérdidas por tercer año consecutivo, ha obligado a sus directivos a recortar los costes operativos para aumentar la rentabilidad, proponiendo medidas muy impopulares entre los trabajadores.

Esta es la tercera huelga que afronta la compañía finlandesa en un año, tras el paro de pilotos en noviembre de 2009 y de técnicos de mantenimiento en octubre pasado.